QUÉ ES LA TIERRA NEGRA? DÓNDE SE OBTIENE?

Lo que comúnmente se denomina “tierra negra“, también se le suele llamar tierra vegetal o tierra de cultivo y se compra a granel por metros cúbicos (m3) o embolsada.

Obviamente que la tierra embolsada es bastante más cara ya que el embolsado de la misma requiere mano de obra o maquinaria especial adicional para su manufactura.

¿De dónde se obtiene la tierra negra?

La tierra negra se saca de la primer “capa” del suelo, denominado en edafología “Horizonte A”. Este horizonte varía según las zonas y tiene una profundidad que va de los 10 a los 50 cms.
El horizonte A, es un horizonte de mineral oscurecido, formado por la incorporación de materia orgánica bien descompuesta y distribuida como partículas finas, constituyendo lo que se llama humus, o sea, una alta carga de materia orgánica.

Este Horizonte más superficial es el que contienen mayor cantidad de humus, más nutrientes minerales (Nitrógeno, Fósforo, Potasio, Magnesio…) y mejores características físicas (más aireada, esponjosa, no compactada), etc.

¿Cómo saber si la tierra es buena para nuestro jardín o es proveniente de horizontes más profundos?

Fijarse si hay residuos de hierbas, restos de maleza y sobre todo, raíces finas; si ves muchas raíces finas será señal de que es tierra superficial. En el subsuelo escasean las raíces finas de hierbas anuales y perennes, aunque puede haber de árboles y arbustos.

Jamás comprar tierra proveniente de excavaciones, de los cimientos de edificios y obras como tierra de cultivo o tierra vegetal, porque ésta es muchísimo peor que la superficial ya que contiene gran cantidad de residuos indeseables como cemento, cal, “tierra colorada” (presente en el Horizonte B) con gran cantidad de arcilla, entre otros elementos no deseables.

Tener en cuenta el color!

Por algo se la llama “tierra negra”. Fijarse en el color de la tierra. La tierra negra, bien seca, puede llegar a tener un color variable entre un negro grisáceo a marrón claro. Una prueba contundente consiste en mojarla. Allí la tierra toma el característico color “negro” (que tampoco es un negro absoluto).

Características físicas:

Hemos visto que la primer capa del suelo u Horizonte A, es la mejor ya que contiene humus (materia orgánica) y elementos escenciales como Nitrógeno, Fósforo y Potasio, entre otros.
Pero si bien estos son buenos indicadores de calidad, son indicadores químicos.

La tierra en su formación física tiene estructura y textura. Ahondar en la estructura de los suelos es muy complejo, pero agrandes rasgos podemos decir que la estructura del suelo es una propiedad que está mudando continuamente, en función de un complejo de factores físicos, químicos y biológicos.

Es más importante para nuestro jardín y la vida del césped, arbustos y árboles la textura.

A grandes rasgos existen tres tipos de texturas:

– Suelos arenosos: contienen gran cantidad de arena lo que los hace volátiles, pierden poder de retención de agua, se secan con facilidad, retienen muy poco los nutrientes minerales (Nitrógeno, Fósforo, Potasio, etc.). Por tanto son secos y pobres en elementos fertilizantes.

– Suelos arcillosos: tienen tendencia a compactarse y “plancharse”, se encharcan con facilidad ya sea por las lluvias o el riego artificial, con el calor estival se “cuartean”, son muy pobres en nutrientes.

– Suelos francos: son los suelos correctos para nuestro jardín, macetas, etc. Tienen proporciones de humus, arena y arcilla en tal grado que los hace equilibrados, ricos en materia orgánica, nutrientes, retención de humedad correcta, esponjosos.

Prueba casera de textura de tierras:

Se toma un puñado de tierra apenas húmedaen la mano y se aprieta entre los dedos y la palma.

a) Si se desgrana fácilmente, es demasiado arenoso

b) Si se compacta demasiado, es demasiado arcilloso

c) Si mantiene al tacto una sensación “migajosa”, esponjosa, aireada… es un suelo franco, equilibrado

¿Los terrones son normales?

Sí, en una cantidad que no exceda el 10 % del volumen y en un tamaño no mayor al de un puño pequeño. Recordemos que la tierra de campo tiene estructura. Si alguna vez realizó un pozo en tierra “virgen”, en suelos que no hayan sido labrados con anterioridad, habrá sacado una “palada”, la que tiene una estructura. Un grado de compactación normal en cualquier buen suelo.

La tierra que se compra a granel se extrae de campos. Puede ofrecerse disqueada o bien disqueada y zarandeada. La tierra disqueada, es una tierra a la que se le pasó varias veces una maquinaria agrícola denominada “rastra de discos” que lo que hace es romper la estructura primaria del suelo, quedando terrones más o menos importantes, algo de “suciedad” (pequeños palos, ramitas, depende el origen algunas piedras, etc.).

Si a su vez esa tierra se zarandea, lo que se logra con la zaranda (dependiendo del diámetro de la malla de la misma), es  separar elementos comunes que se encuentran en la tierra de campo como palos, ramas, ramitas, huesos, piedras y grandes terrones.

¿Que hacer con esos pequeños terrones?

No se descartan. Pueden hacerse dos cosas: romperlos con rastrillo al momento de la nivelación o bien separarlos y enterrarlos, ya que esa tierra que Usted compró, al poco tiempo de ser colocada en el suelo, en macetas, o donde sea tomará nuevamente estructura. Es un proceso natural de compactación, así que no la descarte. Es parte de la tierra misma.

Autor: SOLUCIONESJARDIN

Deja un comentario