CAUSAS QUE OCASIONAN ACCIDENTES DE TRÁNSITO

Una de las principales causas de muerte entre los jóvenes menores de 25 años son los accidentes de tránsito, y este se obtuvo de una investigación que realizara la Organización Mundial de la Salud.
En el mundo mueren alrededor de 1000 jóvenes a causa de accidentes de este tipo diariamente. En la argentina las cifras son realmente alarmantes, si tomamos las estadísticas del año 2007, en todo el país mueren a diario 22 personas, siendo la cifra mensual de 676, acá no se distingue por edades, estas cifras abarcan niños, jovenes, adultos y ancianos., pero resulta alarmante la cantidad.
Son los países más pobres donde las tasa indican mator cantidad de muertos, pero también en las grandes ciudades la tasa ha crecido en los últimos años, lo cual llama mucho la atención.
Las causas más comunes que ocasionan accidentes de tránsito son:
Incumplir la ley de tránsito.
Exceder las velocidades permitidas.
No respetar las señales de tránsito.
Usar las luces, guiños, etc.
No usar el cinturón de seguridad.

Beber, tomar estimulantes, etc y conducir.
Usar el teléfono celular, fumar, tomar mate, etc mientras se conduce.
Estar parados con el auto en un semáforo o frente a la barrera baja y tener el pie en el embrague y el auto en cambio., si se corta el cable del embrague el auto va a a salir andando y puede causar daños a terceros o a nosotros mismos.
Usar equipos de audio a volúmenes muy altos.
No realizar el mantenimiento normal al vehículo ( tener cubiertas ni frenos en buen estado,
etc.
No respetar los semáforos ni disminuir la velocidad en los cruces de calles.
No usar casco cuando se va en moto.
No tomar precauciones cuando el clima es lluvioso, con neblina, etc.
LLevar elementos que sobresalgan del auto sin señalizarlo.
Colocar elementos en el portaequipaje y no sujetarlos debidamente.
Detenerse con el auto o moto en lugares indebidos.
Que los peatones o ciclistas circulen sin poner atención.
Como podran ver enumeramos solo las causas más comunes y las que según las estadísticas marcan como las que mayormente causan accidentes que le cuestan la vida a alguien.
Si bien los gobiernos intentan hacer todo lo posible para endurecer los castigos a quienes las incumplen, claro esta que de nada ha servido, ya que año a año, las cifras de los muertos y heridos se mantiene y hasta se eleva.
Tengamos en cuenta que el tránsito es un sistema en el que todos participamos ya sea de una manera u otra, conductores, pasajeros, peatones, etc, interactúan , y si uno de ellos actúa indebidamente se produce el daño, de ello surge que debamos ser prudentes evitando realizar acciones que causen daños a otros o a nosotros mismos. Si a esto le sumamos que los vehículos son elemntos mecánicos que pueden tener fallas, y que muchas veces esas fallas se producen repentinamente, por lo cual si vamos a una velocidad no muy alta, y por ejemplo si nos fallan los frenos, podremos frenar el auto con la caja sin problemas, pero si vamos muy fuerte eso será imposible. ; es por ello que no debemos confiarnos nunca de que el vehículo no va a fallar, pues aunque le hagamos todo el mantenimiento necesario, lo mecánico o electrónico falla y cuando lo hace si no actuamos prudentemente, seguramente nos va a dar un fuerte dolor de cabeza.
La imprudencia esta siempre presente, y si bien hoy las penas que se aplican a quienes por negligencia causan la muerte a alguien , son realmente ridículas, y más si tenemos en cuenta que con la probation, muchos logran evitar la carcel, siendo esta reemplazada por una par de horas diarias realizando alguna tarea comunitaria, tendremos la idea clara que el sistema jurídico y las leyes son bastante blandas, porque en países Europeos, Uruguay, EE.UU, etc las penas son duras y quien comete un accidente sufre una pena ejemplificadora cuyo fin no es otro que disuadir a futuros infractores para que no lo hagan, sino van a sufrir el peso de la ley.
Argentina viene buscando desde hace años métodos, leyes, etc que frenen un poco este crecimiento en los accidentes viales, pero por lo visto ha sido todo en vano, ya que la concientización debe partir de cada individuo que se pone frente a un volante, o que va a cruzar la calle, etc., pues si uno no valora su propia vida, menos va a valorar la de un tercero. El estado busca por todos los medios enseñar a los ciudadanos que manejar con responsabilidad y prudencia salva vidas, pero parece que pocos son los que realmente valoran ello. Como puede ser posible que haya padres que llevan a sus hijos sobre sus piernas mientras manejan, o los que llevan a los menores en el asiento de adelante , o los que lo llevan atrás sin cinturón o sillita de seguridad, realmente esos padres, son irresponsables, y deben ser castigados duramente. Creemos que una pena debe ir acorde al delito cometido, y si alguien demuestar que conduce imprudentemente, no solo debe ser penado con probation, carcel, etc sino que también debe se suspendido para manejar según el caso hasta de por vida, es por eso que al unificar el registro y hacer uno único para toda la Argentina, evitará que el que sea inhabilitado para manejar en capital también lo sea para el resto del país, y no como hasta ahora que el inhabilitado en capital se iba a una provincia, conseguía un domicilio que declarar, y volvía a sacar el registro nuevamente en esa provincia, burlándose así de la justicia y de los damnificados.
Buena parte de los accidentes de tránsito podrían evitarse si los conductores adoptaran las consignas del manejo defensivo.

El Manejo defensivo se basa en la premisa de que no importa qué hagan los otros autos, la seguridad propia depende de uno mismo.

Este concepto, elaborado en los 50 en Estados Unidos, surgió porque la cantidad de muertes al volante era mayor que las provocadas por el cáncer.

En la Argentina, Coniseht, empresa especializada en seguridad del trabajo, revela algunos consejos de las capacitaciones que brinda a conductores profesionales. Seguirlas puede salvar muchas vidas.

Distancia entre autos: En ruta o ciudad, mantener dos segundos de distancia con el vehículo de adelante. La forma práctica de hacerlo es contar mentalmente, cuando el coche en cuestión pasa por un punto de referencia, “mil ciento uno ? mil ciento dos” hasta que pasamos por dicho punto.

El mismo consejo se aplica al momento de arrancar, esto evita colisiones en el caso de que el otro auto se detenga inesperadamente.

Con los vehículos detenidos, es necesario mantenerse a una distancia que nos permita ver el contacto de las ruedas del auto próximo con el suelo y así evitar choques en cadena o colisiones si el otro conductor acciona la marcha atrás por error.

Uso de los espejos retrovisores: la forma adecuada de regular los espejos laterales es que en ambos se pueda ver los laterales del auto. Bien colocados son más confiables que el espejo interior, que posee muchos espacios ciegos. En ruta, lo ideal es mirarlos cada 10 segundos.

Choque frontal: El peor choque es el frontal. Si un auto se dirige de frente a otro, es necesario que girar a la derecha, la dirección instintiva. Si el otro coche giró en el mismo sentido, hay que seguir alejándose en la misma dirección, ya que siempre es preferible un impacto lateral, un derrape o un vuelco.

Siempre frenar: Ante cualquier anormalidad, la primera reacción debe ser bajar la velocidad. Si se conduce a 120 kilómetros por hora, el auto necesitará 120 metros para detenerse completamente.

Luces de giro en rutas y autopistas: Un error muy común es otorgar el paso al auto que viene atrás con la luz de guiño de la izquierda ya que en realidad, eso significa que uno pasará de carril.

Lo correcto es prender la luz de giro de la derecha, para indicar que nos mantendremos en el mismo carril.

Nada de alcohol, drogas, ni sedantes: el consumo de este tipo de sustancias disminuye la capacidad de reacción, los reflejos y la visión. Una copa de vino o una botella de tres cuartos de cerveza tardan una hora en eliminarse del organismo. Si se consume sedantes por la noche, éstos tienen efecto residual, por lo que lo mejor será no conducir a la mañana.

Matafuegos: Lo ideal es llevar dos y controlarlos una vez al año. Uno de polvo para incendios y otro de gas o CO2 para inflar las gomas en caso de emergencia. Si sale humo del capó, no hay que levantarlo porque el contacto con el aire puede generar combustión. Lo indicado es rociar el auto por delante y debajo con el capó cerrado.
Es muy importante empezar cada uno de nosotros a tomar plena conciencia que el vehículo es un arma mortal, algo peligroso, que si no es manipulado correctamente causa daños severos e irreparables, y es tiempo también que los peatones y ciclistas circulen con la mayor prudencia posible, ya que muchos accidentes se pueden evitar siendo responsables y abriendo bien los ojos, ya que nadie mejor que uno mismo para valorar la propia vida.
En Semana Santa de 2008 el saldo de muertos en las rutas argentinas ha sido catastrófica y más si tomamos como referencia las cifras alcanzadas en la Semana Santa del 2007, no solo se ha incrementado el número de víctimas fatales, sino que los tipos de accidentes han demostrado mayor imprudencia al volante. También debemos tener en cuenta que muchos de los heridos en estos accidentes, pueden fallecer con el correr de los días, debido a las lesiones sufridas, pero lo que realmente asusta es que si bien los muertos han sido muchos, de los heridos muchos quedan mutilados o con serios problemas de salud de por vida. Todo esto demuestra que los argentinos nos estamos suicidando al volante, no respetamos nuestras vidas y por ende vamos a respetar muy poco la de los demás. Que nos sucede! acaso hemos perdido la cordura y ya no se valora algo tan valioso como lo es la vida.
La responsabilidad es individual, y eso nadie lo duda, y al estar al frente del volante debemos tener toda la prudencia necesaria para evitar accidentes, no puede ser que el que maneja moto no use casco, o que lleve más pasajeros que los permitidos y que solo uno use casco, no puede ser que los peatones crucen por cualquier lado sin respetar los semáforos, senda peatonal, etc, no puede ser que el conductor de un auto, colectivo o camión circulen a altsa velocidades o que no respeten las luces rojas, debe primar entonces siempre en la conciencia de cada uno la responsabilidad individual, para de esa forma respetar a nuestros semejantes.
Es tarea de los Gobernantes velar por la seguridad de todos los ciudadanos, es por eso que deben poner mucho énfasis en legislar para que de una vez por todas, al imprudente se lo sancione con penas ejemplificadoras, que le hagan reveer su accionar contrario a lo que exije la ley, y permitan al damnificado saber que quien lo dañó va a recibir la sanción que realmente merece.

Autor: FARADAGA

Deja una respuesta