ELECCIÓN DEL MEJOR COCHECITO PARA TU BEBÉ

Con el surtido que existe actualmente, elegir un cochecito para bebé puede ser una experiencia muy complicada y abrumadora, sobre todo para los padres primerizos.  Antes de investigar en la web o de salir a recorrer comercios, tomate unos minutos para tener claras tus necesidades:

– Edad del bebe: el factor más determinante es el grado de reclinado del respaldo.  Es un error pensar que el reclinado debe ser absoluto, una ligera inclinación es aceptable para los recién nacidos.

– ¿Quién va a usar el cochecito, la mamá sola o acompañada?

– ¿Cómo se va a desplazar el usuario, transporte público o particular, escaleras o ascensor?

– Durabilidad: ¿Se desea un cochecito para varios hijos, una solución tan solo para un viaje corto o algo intermedio?

– Peso: Casi siempre más liviano es mejor, pero los cochecitos más pesados pueden ganar en robustez.

– Tamaño: Considerar traslados (transporte público, tamaño del baúl, ascensor) y espacio disponible en casa.

– Formato: ciertos cochecitos son mejores para determinadas funciones o períodos del crecimiento pero hay que tener las opciones abiertas: un paragüitas puede tener casi todas las funciones de un coche cuna o un ultraliviano puede ofrecer las ventajas de un paragüitas.  El punto fundamental es elegir entre un cochecito solo y un sistema de viaje (o travel system).  Los últimos son la combinación de (al menos) un cochecito y un portabebé (también llamado huevito o carrier) que suele servir como butaquita durante la mayor parte del primer año de vida.  Existen coches cuna, paragüitas, de paseo, dobles, triples, joggers (3 ruedas), ultralivianos, etc.

– Facilidad de uso: lo más importante en este apartado es el sistema de apertura y cierre.  Los cochecitos con plegado de una sola mano son más prácticos.  Hay modelos que se ensamblan y desensamblan cada vez, lo cual puede ser ligeramente incómodo.

– Preferencias personales: marca, color, formato, tipo de capota, barral, tamaño de las ruedas, etc.

– Todo lo anterior debe ser considerado en relación a un presupuesto disponible (existen cochecitos que pueden ir desde $200 hasta $4.000 o más).  Como en otros rubros, hay cierta relación entre calidad y precio, pero no siempre lo más caro es mejor.

Una vez definidos los aspectos anteriores, será fácil contar las opciones con los dedos de la mano.  Es muy recomendable comprar cochecitos y otros artículos para bebés en negocios especializados, porque brindan asesoramiento, surtido y respaldo posventa.

Autor: MINIKIDS

Deja una respuesta