HISTORIA Y CARACTERÍSTICAS DEL CADILLAC ELDORADO BROUGHAM

Eldorado Brougham (1955) Este modelo verde camaleón supuso una exhibición tecnológica; sus exclusivas características incluían suspensión neumática, asientos automáticos con la ?posición idónea?, aire acondicionado y maletero que se abría y cerraba automáticamente. La Salle (1955) Estos deportivos biplaza con sus carrocerías de fibra de vidrio de extraordinaria belleza y el motor V6 de 2,5 litros, con inyección de combustible, podrían haber supuesto el renacimiento de la marca La Salle.

Cadillac ? 100 Años de Estilo y Elegancia En el próximo mes de septiembre se cumplirán 100 años de que el Modelo A se convirtiera en el primer Cadillac de la historia que salió de la fábrica. Las numerosas innovaciones técnicas han estado acompañadas por un diseño elegante y futurista, convirtiendo a los modelos de Cadillac de una época en la referencia para la siguiente. Un hito en el diseño de Cadillac han sido los elegantes modelos La Salle de la década de los

años veinte y treinta y los originales vehículos de la época de la postguerra con sus distintivas aletas traseras. Los atractivos coches de concepto de Cadillac – que también cuentan con una rica tradición ? siempre han ofrecido una visión de futuro para las tendencias de diseño y las ideas tecnológicas del mañana. Clásicos del Diseño: los elegantes modelos La Salle (1927 ? 1941) Harley Earl (1893 ? 1969) comenzó su carrera realizando carros romanos y carruajes rococó para la industria cinematográfica de Hollywood junto con Don Lee, constructor de carrocerías a medida de Los Ángeles. Tras este espectacular comienzo hacia una carrera meteórica, el creativo californiano llegó a definir el diseño futurista de Cadillac durante décadas e inventó características clásicas de diseño como son las aletas traseras. En 1927 Earl diseñó las elegantes Series 303 del La Salle ? el primer coche americano comercialmente disponible creado por un diseñador y el comienzo de la reputación de Cadillac en diseño de alta calidad. Con su radiador estrecho y su delgada sección delantera, este vehículo resultaba mucho más elegante que los algo corpulentos automóviles americanos de la época, y ahora estaba disponible con una pintura bicolor por primera vez. ?Antes de 1927, un Cadillac era un coche bueno, sólido y consistente?, ha subrayado el posterior Director de Diseño de GM y Opel, David Holls (1931 ? 2000). Earl provocó el giro decisivo: ?Después de 1927 los coches tuvieron diseño y elegancia?. El La Salle se creó para llenar el vacío de la gama de General Motors entre los Buick de precio asequible y los modelos Cadillac de gama alta. La marca emergió rápidamente hasta marcar las tendencias de diseño y ejerció una larga influencia en el diseño de la marca matriz, Cadillac. Por ejemplo, en 1934, Harley Earl creó otro icono de diseño con los modelos de las Series 50; con sus parachoques ?de pontones?, las ruedas de disco y detalles armoniosos como las portillas redondas del capó, el coupé convertible estaba muchos kilómetros por delante de su tiempo. En 1941, el último de los 205.000 modelos La Salle salió de la línea de producción. En 1927 Harley Earl estableció la nueva ?Sección de Diseño y Color? ? el primer departamento independiente de diseño de un fabricante de automóviles ? antes de convertirse en Vice-Presidente de Diseño de GM en 1940. Una serie de coches de concepto, como los modelos Le Mans de 1953 (ver página 7), llevaban su firma y presentaban elementos de diseño que aparecieron en posteriores modelos de producción. En 1958 Earl se jubiló ? después de más de 30 años demostrando su excelente creatividad en Cadillac y General Motors. Llegan las Aletas: la era de los cruceros (1948 ? 1964) Los impresionantes cruceros de los años cincuenta y sesenta llevaban nombres como Eldorado o de Ville. Estos Cadillac enormes y cromados todavía representan en la actualidad parte de la imagen de América para la mayoría de la gente, tanto como la comida rápida o el fútbol americano, los vaqueros o la Coca Cola, las películas del oeste o los rascacielos. El Director de Diseño, Harley Earl, ya había inventado un elemento de diseño esencial en 1948, junto con su ayudante Julio Andrade ? la aleta. Inspirada en el diseño del avión de combate Lockheed P-38 Lightning ? Earl perfeccionó su investigación al visitar el aeropuerto de Selfridge ? el Cadillac Sixty Special fue el primer modelo que presentó las características aletas que llegaron a definir el diseño de automóviles durante décadas en América y fuera de ella. Los modelos del 48, los primeros en ser perfeccionados aerodinámicamente en el túnel de viento en el Circuito de Pruebas de GM en Milford/Michigan, tenían unas aletas relativamente tímidas. Pero el moderno diseño se hizo tan popular que algunos concesionarios dejaban aparcados sus vehículos de demostración por la noche con la parte trasera contra el cristal de la exposición y encendían los faros con objeto de ofrecer a los transeúntes nocturnos una visión apropiada de este nuevo y llamativo modelo. La industria de los proveedores llegó incluso a ofrecer aletas traseras adaptadas a otros modelos anteriores. Las aletas crecieron en altura año tras año. En 1959 alcanzaron su máxima dimensión absoluta ? midiendo 97 centímetros, las aletas de Cadillac fueron las más altas del mercado automovilístico americano, sólo 40 centímetros más bajas que el techo. Los faros en forma de vela resaltan todavía más la forma aguda de las aletas. A los coches no sólo les crecieron alas ? también se cubrieron de cromo en esta época. Al mismo tiempo, los extremos del parachoques delantero se hicieron más y más largos. Pronto fueron conocidos como ?Dagmars? ? en referencia al nombre artístico de la voluptuosa actriz de la TV, Virginia Ruth Egnor (1921 ? 2001), quien debía su popularidad a la aparición en la serie ?Jerry Lester?s House Party?. Junto con el ?Dagmars?, Eldorado de 1953 también presentó como primicia la luneta panorámica y las cubiertas cromadas de los faros delanteros (conocidas como ?visores cadete?). Transcontinental: colaboración con Pininfarina desde 1931 Cualquiera en el siglo pasado para quien un Cadillac de serie no fuera lo bastante exclusivo, podía tener una carrocería individual fabricada a medida. Incontables fabricantes de automóviles y diseñadores famosos crearon automóviles basados en vehículos Cadillac; entre ellos se encuentran nombres famosos como Henri Chapron (Francia), Fleetwood (Estados Unidos), Ghia (Italia), Gläser (Alemania), Heuliez (Francia), Franco Sbarro (Suiza), Van den Plas (Bélgica), Vignale y Zagato (ambos de Italia). La colaboración de más de 70 años con otro fabricante de carrocerías ? Pininfarina ? comenzó como un cuento de las Mil y Una Noches; en 1931 el fabricante de carrocerías italiano Battista ?Pinin? Farina diseñó y construyó un deslumbrante Spider con remolque para barco para el Maharajá de Orccha, basado en el Cadillac 452 V16. Se crearon tres coches de concepto entre 1958 y 1962 ? el ?Starlight?, el ?Skylight? y el ?Jaqueline?. Los primeros pedidos a gran escala a Cadillac fueron completados por la empresa de Turín entre 1959 y 1960, en cuyo periodo de tiempo Pinin Farina hizo exactamente 200 unidades del super lujoso modelo Eldorado Brougham, cuyas formas elegantes fueron también el resultado de su trabajo. Después de que los chasis llegaran a Italia por barco, los coches se embarcaban de vuelta a Estados Unidos. A pesar de ser una operación logística muy complicada, sin embargo fue coronada por dos colaboraciones a finales de los ochenta; Sergio Pininfarina, hijo de Battista, diseñó el deportivo y elegante biplaza Allanté convertible, que Cadillac decidió fabricar exclusivamente en Europa. Esta vez, el transporte se llevaba a cabo mediante un ?puente aéreo?; los jets jumbo llevaban las unidades de chasis y más de 100 componentes fabricados en Estados Unidos (desde el panel de instrumentos hasta el aire acondicionado) hasta Turín. La pista del aeropuerto de Caselle tuvo que ser ampliada especialmente para que los 747 pudiesen aterrizar. Pininfarina unificó la carrocería y el chasis en la planta de San Giorgio y montó el lujoso interior. Finalmente, se transportaban 56 Allantés al mismo tiempo con destino al Aeropuerto Metropolitano de Detroit. Este complicado proceso de producción dio como resultado más de 22.000 Allantés entre 1987 y 1993. El convertible ? fruto del éxito de una cooperación entre dos famosos socios ? ya se ha convertido en un clásico muy cotizado. Más recientemente, Cadillac ha estado trabajando con los diseñadores del joyero de lujo italiano Bvlgari, cuyos estándares y grupos de clientes potenciales ocupan un alto nivel, comparable a los de la marca de lujo americana. Un ejemplo visual obvio de la cooperación se encuentra en el panel de instrumentos del estudio del Vizón. Visionario: los vehículos de concepto desde el Osceola (1905) El hecho de que las nuevas tecnologías y el diseño de última generación hayan estado tradicionalmente entre los puntos fuertes de Cadillac está ilustrado por un gran número de coches de concepto sensacionales. Estos estudios anticipan elementos de los futuros modelos de producción y prueban la respuesta inicial de los clientes potenciales. ?Hubo un tiempo en que en la División de Diseño de General Motors notábamos que había que frenar algunas de nuestras ideas de diseño porque el público no estaba preparado todavía para ellas?, recordaba Harley Earl en 1956. ?Pero los coches de concepto nos mostraron que el pensamiento del público iba por delante nuestro. Mas de dos millones de personas vieron nuestros vehículos experimentales cada año en el Motorama. Hablaban sobre ellos y expresaban lo que les gustaría de ellos ? y lo que no les agradaba. Y nosotros tomábamos nota de todo muy cuidadosamente.? Los coches de estudio todavía en la actualidad no son un fin en sí mismos, sino que ayudan a obtener conclusiones reales para llevarse a cabo en el diseño de futuros modelos de serie: ?El Evoq, el Imaj y el Vizón no sólo son meros estudios de diseño, ni simples ejercicios tecnológicos ? el concepto en su conjunto es lo que cuenta?, explica Simon Cox, Director de Diseño de Coches de Concepto del Estudio de Diseño de Conceptos de GM en Birmingham, Inglaterra. Un concepto que se ha trasladado desde las exposiciones de los salones del automóvil a la calle; el progresivo vocabulario de formas de los tres vehículos de estudio ? bordes afilados contrastando con áreas geométricas lisas ? se ha estrenado en el nuevo Cadillac CTS. Y el lanzamiento en Estados Unidos del Cadillac XLR en 2003 será la llegada del modelo equivalente de producción en serie del estudio del roadster de lujo Evoq. El hecho de que los estudios de Cadillac se hayan caracterizado siempre por la tensión entre lo excéntrico, lo visionario y lo racional, y se hayan adelantado con frecuencia a su tiempo, se ilustra con la siguiente lista de los vehículos de concepto más importantes y espectaculares. Osceola (1905) El fundador de Cadillac, Henry Leland, fabricó especialmente el biplaza Osceola para determinar la viabilidad de fabricar un coche con carrocería cerrada ? un precursor de los coches de concepto modernos. Se le puso su nombre en honor del jefe americano nativo de Seminole y, considerando sus 2,08 metros de largo, el coche medía unos impresionantes 2,21 metros de altura. Leland utilizó el Osceola durante décadas y fue un conductor extremadamente enérgico. ?Una mañana, sufrió una colisión con otro vehículo en su camino al trabajo, y por la tarde, cuando regresaba a casa, chocó con un camión que transportaba carbón?, recuerda el Ingeniero de Cadillac, Bill Foltz en su libro ?El Maestro de la Precisión?. ?Su hija venía con frecuencia a hablar conmigo y me preguntaba si había alguna manera de conseguir que el ?Osceola? fuera más lento.? Aerodinamic Coupé Este aerodinámico modelo con una nueva aleta de pronunciado descenso fue la estrella de Cadillac en la Feria Mundial de Chicago. El eslogan publicitario era: ?Este coche es tan diferente y tan nuevo, que los miembros de su club de campo volverán la mirada y querrán tocar el coche (?)?. Se fabricaron un total de 20 Aerodinamic Coupés en 1938. Debutante (1950) Las pieles de exactamente 187 leopardos de Somalia se utilizaron para el interior de este especial Convertible Coupé Series 62. El único modelo con una madre perla acaba debutando en el ?Mid-Century Motorama? en el hotel de moda Waldorf Astoria de Nueva York. El panel de instrumentos y la llave de arranque estaban chapados en oro. Le Mans (1953) Expuesto en el Motorama, este estudio podía ser confundido fácilmente con un modelo de producción; una serie de características, como el parabrisas panorámico, la línea más baja de las ventanillas o los tubos de escape integrados en el parachoques trasero, fueron adoptadas pronto por modelos de producción. El techo que se cerraba automáticamente cuando llovía era como una utopía en aquellos tiempos. Park Avenue, La Espada, El Camino (1954) Tres coches de concepto de una vez; de hecho, el Park Avenue proporcionó un previo del Eldorado Brougham presentado en 1957. Incluía un techo de aluminio pulido a mano. La Escapada, con carrocería de fibra de vidrio, y el biplaza El Camino también insinuaban futuros modelos de producción con faros planos y cuadrados, una sección frontal baja, parachoques delantero prominente y aletas traseras de gran tamaño. Eldorado Brougham (1955) Este modelo verde camaleón supuso una exhibición tecnológica; sus exclusivas características incluían suspensión neumática, asientos automáticos con la ?posición idónea?, aire acondicionado y maletero que se abría y cerraba automáticamente. La Salle (1955) Estos deportivos biplaza con sus carrocerías de fibra de vidrio de extraordinaria belleza y el motor V6 de 2,5 litros, con inyección de combustible, podrían haber supuesto el renacimiento de la marca La Salle. Sin embargo, tanto el roadster como el coupé han permanecido como modelos únicos. Cyclone (1959) El Cyclone parecía más una aeronave que un coche, sus dos paragolpes parecían cohetes. Las dos puertas planas podían deslizarse hacia atrás. El revolucionario diseño se conjuntó con el sistema antichoque mediante radar y el techo de burbuja Plexisglas que se cerraba automáticamente cuando su sensor detectaba la lluvia. Voyage (1988) Esta berlina de lujo contaba bajo su aerodinámica carrocería con la nueva tecnología de tracción total controlada por ordenador; el eje delantero se conectaba automáticamente cuando se detectaba pérdida de adherencia en el eje trasero. El Voyage estaba equipado con ABS, una caja de cambios automática de cinco velocidades controlada electrónicamente y un sistema telefónico activado mediante la voz. El cómodo diseño de sus asientos incluía más de 20 ajustes neumáticos y mecánicos, memorizaba tres posiciones más el masaje del cojín. El Seville CTS adoptó numerosos detalles de diseño del Voyage cuando se comercializó en 1991.

Autor: VIKINGO45

Deja una respuesta