LA SEGURIDAD DE TU BEBÉ EN TU CASA – PREVENCIÓN DE ACCIDENTES DOMÉSTICOS

Más del 60% de los accidentes que sufren los niños ocurren en su casa. Si ya tenés o estás por tener un bebé, en esta guía vas a encontrar consejos y recomendaciones para minimizar el riesgo y hacer de tu casa un lugar seguro para tu bebé.

Ante todo es fundamental que resuelvas aquellas seguridades “básicas”, como la electricidad y el gas: Las instalaciones deben ser seguras. No deben existir conexiones eléctricas provisorias con cables que pasen por puertas o cuelguen de las paredes o techos. Aseguráte de tener instalado un disyuntor, y que funcione correctamente. Hacé controlar por un gasista que no tengas pérdidas de gas en ninguna parte de la casa y ¡por favor! No improvises ningún tipo de estufa casera.

Para prevenir accidentes es necesario realizar algunas adaptaciones en el hogar, que son diferentes según la edad del niño.

Desde el nacimiento hasta los 6 meses los niños no generan situaciones de riesgo por sí mismos. Los accidentes ocurren debido a lo inapropiado de los objetos, o al descuido de las personas que lo rodean. Por eso:  NUNCA DEJES A TU BEBE SÓLO NI AL CUIDADO DE HERMANITOS MAYORES.

Los días de tu bebé transcurren en un ciclo continuo de las siguientes actividades: Sueño, Alimentación, Higiene, Juego y Traslado. Para evitar accidentes, estos son algunos puntos importantes a tener en cuenta durante cada actividad:

TRASLADO EN AUTO

– Utilizá una silla o butaca adecuada a su edad, y asegurate que cumpla con las normas internacionales de seguridad.

– En esta edad, la butaca debe ir en el asiento trasero, mirando hacia atrás

– Controlá siempre que la butaca esté firme y correctamente colocada

– Controlá periódicamente el estado de las correas y el funcionamiento del cinturón de seguridad de la butaca

– Si dejás tu auto al sol, cubrí la butaca del bebé con una tela para que no se queme cuando lo coloques. Tené mucho cuidado especialmente con las partes metálicas

SUEÑO:

– Colocá la cuna lejos de fuentes de calor (estufas, radiadores, etc) 

– La estructura de la cuna debe ser sólida y estable, sin adornos que se puedan desprender.

– No debe existir separación entre el colchón y la cuna

– La separación entre los barrotes no debe superar los 7 cm. Conviene colocar protectores laterales (chichoneras) en el interior de la cuna.

– No tapes al bebé con mantas pesadas. Conviene ponerle un pijama más abrigado y/o regular la temperatura de la habitación

– No llenes la cuna con juguetes ni permitas que tu perro o tu gato se acueste con el bebé.

– Recordá que los bebés deben dormir boca arriba o de costado.

ALIMENTACIÓN:

– Controlá siempre la temperatura de la leche antes de darle la mamadera a tu bebé, volcando unas gotas en el dorso de tu mano o en tu antebrazo

– Extremá los controles si usas el microondas para calentar la leche o las papillas de tu bebé, porque los bordes quedan más tibios y el centro muy caliente.

– NUNCA cocines ni manipules elementos calientes con tu hijo en brazos

HIGIENE

– Asegurate de tener todo lo que vas a necesitar a mano antes de comenzar a cambiarle los pañales o a bañar al bebé. No lo dejes sólo ni para darte vuelta, los bebés pueden caerse en menos de un segundo

– Controlá la temperatura del agua antes de meter al bebé. Podés utilizar tu codo o un termómetro de baño.

– Usá calzado con suela de goma mientras bañas a tu bebé, así evitaras caídas y resbalones si cae agua al piso

JUEGO

– Comprá los juguetes de tu bebé en negocios especializados. Aseguráte que cumplan con las normas de seguridad y que no contengan sustancias tóxicas.

– Controlá periódicamente que los juguete no tengan partes rotas y que estén constituídos por piezas grandes

Recordá: UN HOGAR SEGURO NO ES UN ACCIDENTE, DEPENDE DE VOS

Autor: ARWIN2008

Deja una respuesta