MANTENIMIENTO E INSPECCIÓN DE TORRES

Los propietarios de torres deberían realizar una inspección inicial e inspecciones y mantenimiento periódicos para garantizar la seguridad y prolongar la vida útil de las torres. Se recomienda realizar, como mínimo, una inspección general cada tres años en el caso de las torres arriendadas y cada cinco años en el caso de las torres autosoportadas. Tanto los procedimientos en tierra como los procedimientos en altura deben ser realizados exclusivamente por personal autorizado, con experiencia en el ascenso a torres y procedimientos de ajuste.

 

Es posible que algunos de los puntos que se listan a continuación sólo sean aplicables durante la construcción inicial de torres nuevas.

 

I. Estado de las torres (arriendadas y autosoportadas)

 

A. Miembros

1. Miembros flexionados (tirantes y enrejados)

2. Miembros flojos

3. Miembros faltantes

4. Accesorios para ascenso, plataformas, pasarelas ? todos ellos firmemente  asegurados

5. Bulones flojos y/o faltantes

 

B. Acabado

1. Estado de la pintura y/o galvanizado

2. Estado de herrumbre o corrosión

3. Estado de las marcaciones de FAA o ICAO y sus colores

4. Acumulación de agua en los miembros (condición que debe ser corregida, por ejemplo, destapando los orificios de drenaje, etc.)

 

C. Iluminación

1. Conductos, cajas de derivación y sujetadores protegidos contra las acciones climáticas y asegurados

2. Drenajes y venteos abiertos

3. Estado del cableado

4. Controladores funcionando

a. Señal de destellos

b. Control fotoeléctrico

c. Alarmas

5. Lentes ópticos

6. Estado de las bombillas (Opción: cambiar todas las bombillas simultáneamente)

 

D. Puesta a tierra

1. Conexiones verificadas y firmemente aseguradas

2. Corrosión observada y corregida

3. Protección contra rayos según lo requerido

 

E. Fundación de la base de la torre

1. Condiciones del suelo

a. Asentamientos o movimientos

b. Erosión

c. Estado del predio (acumulación de agua, drenaje, árboles, etc.)

2. Estado de la base

a. Bulones y tuercas firmemente ajustadas

b. Estado del mortero

3. Estado del hormigón

a. Fisuración, escantilladuras, cuarteaduras

b. Hormigón partido o astillado

c. Formación de nidos de abeja

d. Puntos bajos para acumular humedad

e. Corrosión de los bulones de anclaje

 

F. Perfiles de montaje de la torre

1. Antenas y líneas de alimentación (cada una)

a. Frecuencia

b. Elevación

c. Tipo

d. Tamaño

e. Fabricante

f. Conectores y suspensores

2. Accesorios optativos (pasarelas, plataformas, sensores, lámparas, etc.)

a. Elevación

b. Disposición

c. Planos o croquis

3. Fundación y anclajes

a. Planta

b. Cotas (relativas o absolutas)

c. Tamaño

d. Profundidades

e. Tipo de suelo (si es conocido o necesario)

 

G. Alineación de la torre

1. Verticalidad y torsión horizontal de la torre

 

H. Aisladores (según se requieran)

1. Estado de los aisladores

a. Fisuración y escantilladuras

b. Estado de limpieza de los aisladores

c. Distancia disruptiva correctamente ajustada

d. Estado de los transformadores de los aisladores

e. Bulones y conexiones firmes

 

II. Torres arriendadas

 

A. Anclajes

1. Asentamiento, movimiento del suelo o grietas en el terreno

2. Relleno sobre el hormigón para eliminar el agua

3. Estado de las varillas de anclaje debajo del nivel del terreno (Mantener la capacidad estructural requerida del anclaje durante la exploración, inspección y mantenimiento. Puede ser necesario usar anclajes temporarios.)

4. Medidas para controlar la corrosión (galvanizado, revestimientos, cerramiento de hormigón, sistemas de protección catódica, etc.

5. Puesta a tierra

6. Cabeza del anclaje libre de tierra

 

B. Riendas de la torre

1. Cables

a. Tipo (cable 1 x 7 EHS, 1 x 19, etc.)

b. Tamaño

c. Resistencia a la rotura

d. Elevación

e. Estado (corrosión, cortes, entalladuras, etc.)

2. Ferretería para las riendas

a. Torniquetes (o su equivalente) ajustados y aplicados de manera segura

b. Manguitos de los cables colocados correctamente (si se requieren)

c. Camisas de servicio instaladas correctamente (si se requieren)

d. Conectores de los cables (accesorios para los extremos)

i. Grapas de los cables instaladas correctamente y bulones ajustados

ii. Revestimientos preformados – aplicados correctamente, totalmente revestidos, camisa

en posición correcta

iii. Forros de los cables correctamente aplicados

iv. Amarres asegurados

v. Casquillos colados asegurados y sin evidencia de separación

(Nota: Los conectores no deben evidenciar señales de daño ni resbalamiento de los cables.)

e. Grilletes, bulones, pasadores y chavetas asegurados y en buen estado

3. Tensiones en las riendas

a. Comparar las tensiones con el requisito de diseño

b. Verificar las tensiones usando métodos aceptables

c. Registrar las tensiones y condiciones meteorológicas en tablas adjuntas

 

Notas:

 

1) Es dable esperar variaciones en las tensiones de las riendas debido a la temperatura y el viento.

Estas variaciones son pequeñas. Si hubiera cambios significativos de la tensión será necesario determinar la causa inmediatamente e implementar acciones correctivas. Las posibles causas pueden ser un aflojamiento inicial durante la construcción, condiciones extremas de viento o hielo, movimientos de los anclajes, asentamiento de la base o resbalamiento en las conexiones.

 

2) Es dable esperar variaciones de la tensión en un mismo nivel debido a las diferencias de cota de los anclajes, desviaciones durante la construcción y efectos del viento.

Precaución: No verificar ni ajustar las tensiones de las riendas en condiciones de viento excesivo.

 

III. Antenas y líneas de alimentación

 

A. Montaje de las antenas y antenas

1. Miembros (de montaje y estabilización)

a. Flexionados, rotos o fisurados

b. Flojos

c. Faltantes

d. Bulones flojos y/o faltantes

2. Ajustes firmes y asegurados

3. Elementos

a. Flexionados, rotos o fisurados

b. Flojos

c. Faltantes

d. Sujetadores flojos y/o faltantes

4. Estado de corrosión

5. Estado de los radomos y/o cubiertas

 

B. Líneas de alimentación

1. Suspensores y apoyos

a. Estado

b. Calidad

c. Estado de corrosión

2. Bridas y sellos (verificar integridad)

3. Estado de las líneas

a. Abolladuras

b. Abrasiones

c. Perforaciones

d. Pérdidas

e. Estado de las vainas

4. Puestas a tierra

a. Varilla a tierra superior unida en ambos extremos

b. Varilla a tierra inferior unica en ambos extremos

 

5. Apoyo de las líneas de alimentación (escudos contra hielo)

a. Correctamente asegurado

b. Bulones flojos y/o faltantes

c. Miembros rectos e intactos

 

ALINEACIÓN VERTICAL DE LOS TIRANTES DE LA TORRE

1. Verificar con teodolito. Se requiere estacionar dos veces el teodolito. Alinear el teodolito paralelo a una cara y centrar sobre el tirante. La segunda estación debería estar a 90º sobre el mismo tirante. Indicar en la siguiente tabla las ubicaciones usadas para estacionar el teodolito.

Indicar el norte.

 

Métodos para medir las tensiones iniciales de las riendas

Hay dos métodos básicos para medir la tensión inicial de las riendas en obra: el método directo y el método indirecto.

 

A. Método directo

Se coloca un dinamómetro (celda de carga) con un dispositivo de ajuste de longitud al sistema de riendas fijándolo a la rienda inmediatamente por encima del torniquete y al eje de anclaje debajo del torniquete, haciendo que el torniquete sea redundante.

Luego se ajusta el dispositivo de ajuste de longitud hasta que el torniquete original comienza a aflojarse. En este momento el dinamómetro lleva toda la carga de la rienda al anclaje, y la tensión de la rienda se puede obtener leyendo directamente el dial del dinamómetro.

Este método se puede usar para fijar la tensión correcta ajustando la longitud hasta que la lectura del dinamómetro coincida con la tensión correcta. Se marcan dos puntos de control, uno sobre el punto de fijación en la rienda y uno en el eje de anclaje, y se mide la longitud de control. Luego se retiran el dinamómetro y el dispositivo de ajuste de la longitud y se ajusta el torniquete original de manera de mantener la longitud de control medida previamente.

 

B. Método indirecto

Existen dos técnicas comunes para la medición indirecta de la tensión inicial de las riendas:

el método de pulsación u oscilación (vibración) y el método de intercepción de

una tangente o método de la flecha (geometría).

 

1. Método de pulsación

Se aplica un tirón brusco al cable de la rienda cerca de su conexión al anclaje,

provocando que un pulso u onda suba y baje por el cable. El cronómetro se inicia en el primer retorno del pulso al extremo inferior del cable. Luego se cronometran varios retornos del pulso al anclaje y la tensión del cable se calcula usando las ecuaciones de uso habitual.

 

2. Método de intercepción de una tangente

Se establece una visual tangente al cable de la rienda cerca del extremo de anclaje y que interseca el montante de la torre a una distancia (intercepción de la tangente) debajo del punto de fijación sobre el mástil. Se mide o estima esta distancia de intercepción de la tangente y la tensión se calcula usando las ecuaciones de uso habitual.

Autor: GS BROADCAST SERVICES

Deja un comentario