POR QUÉ LOS PERROS LADRAN A LAS VISITAS

Por qué tu perro le ladra a las visitas

Un perro que muerde a cualquier persona que entra o se acerca a nuestra casa no es muy bien aceptado. El morder es, ciertamente, una parte normal del repertorio conductual de un perro.

En términos muy generales, los perros pueden llegar a amenazar a una persona por razones de dominancia social, defensa de su territorio, o miedo. Cuando una persona que el perro no ha visto nunca es mordida, lo más probable es que se deba al hecho de que el perro haya defendido su territorio, y puede estar o no motivado de manera secundaria por el miedo. Desafortunadamente, la agresividad hacia los extraños es propiaciada por el mismo propietario (que desea un buen perro guardián), hasta que llega el día en que el perro muerde a alguien.

La agresión territorial es un problema serio, particularmente si tu perro es grande y ha demostrado ya en alguna o varias ocasiones que prefiere morder a ladrar. Para minimizar el riesgo de algún accidente, guarda o amarra a tu perro antes de que las visitas entren a tu casa. No lo dejes salir sin tu supervisión y sin correa. El problema de agresión puede tratarse mediante una re-educación básica (para que el perro aprenda que tú eres quien manda), y haciendo que el perro aprenda a asociar cosas buenas (como comida) con la llegada de los visitantes.

No se cansa de ladrar

¿Te preocupa que tu perro sea demasiado desconfiado y muerda prácticamente a cualquiera que entre a tu casa? O, por el otro lado, ¿tienes un perro que felízmente guiaría a un ladrón por toda la casa e incluso lo ayudaría a cargar las cosas? Cada perro reacciona de maner adistinta ante los extraños, pero en el caso de los perros “paranóicos” que muerden a todo aquel que se les cruza en su camino, depende de tí el evitar que ocurra un accidente.

La socialización temprana

Si tienes la oportunidad de tener a un perro desde cachorro, tarta de hacer que socialice con todas las personas que puedas conforme va creciendo. Si muestra miedo al principio, pídele a esas personas que le hablen suavemente invitándolo a acercarse meintras permaneces de pie juento al cachorro, demostrándole que “todo está bien”.

Si tu perro ya es adulto y muestra miedo a los extraños, aún puedes corregir el problema, pero no será tan sencillo como lo es con un cachorro. Pídele a uno de tus amigos que te ayude. Tu amigo tendrá que acercarse lentamente a tu perro (o puedes ir caminando con tu perro hacia tu amigo). Permanece siempre junto a tu perro, motivándolo y animándolo para acercarse cada vez más. Dile a quien te esté ayudando que extienda su mano para que tu perro pueda olfatearla, y cuando lo haga, prémialo efusivamente para demostrarle que lo ha hecho bien. Debes tener paciencia, ya que cada perro es distinto y en algunos casos ese momento ocurre varias sesiones después.

Protección del territorio

Muchos animales son territoriales de manera normal, y el perro noe s la excepción. Cuando un extraño entra a tu casa o a sus cercanías, también está entrando al territorio de tu perro. Muchos perros defenderán su territorio hasta la muerte si se sienten amenazados por un intruso. Por supuesto, si tienes un perro macho y no ha sido castrado, seguramente actuará de manera mucho más agresiva en comparación con un macho castrado.

Un perro que considera tu casa como su territorio, te dfenderá a ti y a tu familia de cualquier ataque, ya que está protegiendo a los miembros de su “manada”. Si un extraño se agacha para acariciar a tu perro con el fin de tranquilizarlo, tu perro podría tomarlo como un signo de agresión, y lo más probable es que muerda a esa persona.

El primer paso será lograr que tu perro permanezca quieto al escuchar que alguien toca la puerta. En la mayoría de los casos, las personas consiguen un perro justamente por razones de protección, así que será bueno marcar una línea entre proteger realmente la casa y ladrar por cualquier cosa.

Si deseas que tu perro te proteja a tí y a tu familia, debes aprender a aceptar que ladre. de hecho, poco a poco adquirirás la habilidad de reconocer un ladrido de juego de un ladrido hacia un gato, o uno destinado a advertir de algún peligro real. Recuerda que el ladrido es una de las maneras que usa tu perro para comunicarse. Si ladra a un extraño puede al mismo tiempo advertirle que no se acerque, o tratar de avisarte que un intruso está cerca. Es muy probable que logres identificar el tipo de ladrido y aprendas a reconocerlo.

Tu responsabilidad

Es muy importante que no dejes solo a tu perro ante gente que no conoce. ¿Sabías que muchos perros llegan a morder a las personas simplemente por miedo, y no precisamente por agresión? Si esto llegara a suceder, la responsabilidad sería completamente tuya, por haber permitido que sucediera. La persona afectada podría demandarte, y las autoridades competentes podrían quitarte al perro o incluso interferir legalmente para que tu perro sea sacrificado por considerarlo “peligroso”. Piensa también en los gastos médicos y a veces hasta psicológicos que tendrás que pagar a la persona afectada para que sea atendida.

Si tienes problemas para evitar que tu perro siga con este comportamiento, trata de conseguir un buen entrenador. Seguramente tu médico veterinario puede asesorarte para contactar uno. El entrenador puede ir trabajando junto contigo para irte diciendo los puntos que debes cuidar y reforzar, ya que el éxito de su trabajo depende en gran parte de tí.

Con un poco de entrenamiento y socialización, seguramente tu perro mostrará menos tensión ante un extraño. De todos modos, te recomendamos paciencia y una gran dosis de afecto. Ten en mente que el que tu perro se comporte así no es entramente su culpa, sino tuya por no haber sabido socializarlo antes.

Autor: ANTIQUARIUM2

Deja una respuesta