PRUEBA DE IMPACTO DE LA FORD ECOSPORT

Ensayo de impacto delantero Ford Ecosport 

Este tipo de experiencia se realiza con unidades 0 Km y forma parte de los estudios de seguridad, deformabilidad y reparabilidad que CESVI ARGENTINA lleva a cabo sobre los automóviles presentes en nuestro mercado. Esta vez el turno fue para la Ford Ecosport.
Los ensayos se efectúan en una pista de 50 metros de longitud, sobre la cual el automóvil es lanzado a velocidad controlada, contra un muro rígido e indeformable de 32 toneladas de peso, afectando el 40% del frente del vehículo (del lado izquierdo).
En estas circunstancias, los daños generados en el vehículo testeado, son comparables a aquellos que se registran en el choque estadísticamente más frecuente en el tránsito de la ciudad, lo que permite evaluar la reparabilidad del automóvil.
Si bien el análisis en profundidad se lleva a cabo en el momento de la reparación misma de la unidad, a continuación se destaca una breve descripción de los daños apreciables a simple vista en forma global como consecuencia del impacto.

RESULTADOS

Al comenzar con el análisis visual observamos en primer lugar el habitáculo, el techo y especialmente las luces u holguras entre piezas (puertas y guardabarros). Allí, no apreciamos daños visibles, aunque sí una variación entre las luces de los guardabarros delanteros y las respectivas puertas delanteras. A pesar de esta variación, cabe destacar que ambas puertas pudieron abrirse sin ninguna complicación.

Enfocándonos en la sección delantera exterior del vehículo, no se notan desplazamientos laterales y ambos guardabarros delanteros no sufrieron ningún tipo de daño, a diferencia del capot (con un daño fuerte), paragolpes delantero (también con daño intenso), alma de paragolpes (con un daño medio) y óptica izquierda (con pequeñas roturas exteriores y de soportes). Todas estas piezas deberán sustituirse en el procedimiento de la reparación.

Una vez abierto el capot notamos claramente una deformación en la parte delantera del larguero izquierdo y un quiebre con deformación importante en la parte trasera de esta pieza estructural, exactamente en su unión con la sujeción delantera del puente de suspensión. Esto, a su vez, produjo un corrimiento del larguero hacia afuera rozando contra la bieleta de suspensión. Aclaramos además que el pasarruedas delantero izquierdo ha denotado un daño medio en su parte delantera.

Si bien no hubo derramamiento de líquidos, habría que analizar luego de los desmontajes el conjunto condensador-radiador para corroborar su estado.

 PUNTOS A FAVOR

-El vehículo se pudo poner en marcha luego del impacto, aunque no se logró accionar el acelerador debido a que el electro-ventilador se desplazó hacia atrás trabando el sistema de accionamiento del mismo.
– Asimismo, es interesante destacar que se pudo rodar la unidad sin problemas ya que ninguna pieza quedó tocando las ruedas, permitiendo así tanto el desplazamiento como el direccionamiento del vehículo.
– La puerta delantera izquierda se pudo abrir sin dificultades y sin causar daños al guardabarros delantero como es frecuente en este tipo de colisiones.
Del mismo modo, la apertura del capot se ejecutó en forma normal.

PUNTOS EN CONTRA

-Si bien el habitáculo no sufrió ningún tipo de daños, el larguero delantero manifiesta un diseño rígido especialmente en la zona delantera, lo que intensifica la disipación de la energía hacia la parte trasera del mismo.
– Los daños ocasionados ameritan un cambio total de la pieza ya que este tipo de deformación en un punto vital como la sujeción del puente de suspensión obliga a sustituir la pieza por detrás de esa zona que ya quedó debilitada. Pero destacamos que esto deja como resultado una reparación más económica como sería la sustitución parcial del larguero.
Por último, cabe aclarar que el alma del paragolpes al no tener un diseño con crash box en su unión con el larguero contribuye claramente a este tipo de deformación.

Autor: ANTIQUARIUM2

Deja una respuesta