QUÉ FACTORES DEBO TENER EN CUENTA PARA COMPRAR UN BUEN TELESCOPIO?

Cuando se desea adquirir un telescopio es necesario hacer una evaluación de diversos factores.
El primero a tener en cuenta es el uso que se pretende dar y la experiencia del aficionado. Si el usuario es menor a 10
años, los pequeños refractores son los más aconsejables. Estos instrumentos son simples y fáciles de manejar y pueden
adaptarse al uso terrestre.
Otra ventaja de los pequeños refractores es que son fáciles de transportar por ser livianos y compactos; pueden llevarse
fácilmente en el baúl de un auto, y los más pequeños entran en una mochila. Son ideales para actividades como la
observación de aves y paisajes en general, ya que poseen muchos más aumentos que un binocular común.

Las personas más grandes normalmente ya tienen un interés más definido, además de mayores habilidades motrices y
conocimientos más amplios, por lo que no se conforman con ver sólo los objetos más brillantes, sino que comienzan a
interiorizarse por algunos detalles y objetos celestes que escapan a la potencia de los más chicos.
Para ellos los telescopios tamaño medio y grande pueden ser más útiles, por lo que el diámetro del objetivo (la lente o
espejo principal) es el parámetro que debe tomarse como referencia.

Cuanto mayor es el tamaño del telescopio mayor es su peso, éstos son factores decisivos cuando se trate de transportarlo
para observar durante las vacaciones o a lugares distantes con cielos mucho más oscuros que los que hay en los centros
urbanos; en este caso se recomienda telescopios con distancias focales cortas o cuyo tubo sea compacto.

Por el contrario, si el aficionado tiene la posibilidad de dejarlo permanentemente en un lugar apartado de las grandes urbes
(ya sea una casa en el country o en el campo) o el destino es una Institución Educativa, la movilidad no es tan importante,
siendo en este caso aconsejable la adquisición de grandes instrumentos (más de 15 cm de diámetro).

TELESCOPIOS REFLECTORES

Este sistema básico fue inventado por Isaac Newton y presentado ante la comunidad científica de la Royal Society en 1671. Consta de un espejo cóncavo (esférico o parabólico) en lugar de una lente como objetivo.

En este caso los rayos de luz del astro observado llegan paralelos a la superficie del espejo y éste los concentra en el plano focal donde se coloca el ocular. Próximo a éste se encuentra un espejo secundario plano cuya misión consiste en desviar 90º los rayos reflejados hacia el ocular. Este espejo secundario, al estar ubicado en el centro del tubo obstruye la entrada de luz e introduce modificaciones al patrón de difracción, disminuyendo el contraste ligeramente.

Uno de los problemas que presentan los espejos esféricos es la aberración esférica que hace que los rayos centrales de la imagen aparezcan enfocados, no así los correspondientes a la periferia. Este efecto es poco perceptible en pequeños reflectores o en aquellos cuya relación focal sea superior a 9.

Una importante ventaja que presenta este sistema óptico es su menor costo a igual dimensión de objetivo. Esto se debe en primer término a que la luz no debe atravesar el vidrio sino solamente reflejarse en su superficie. Por lo tanto no se requiere un vidrio especial y la única condición que debe reunir es ser estable a los cambios de la temperatura ambiental a los que se ve sometido.

El espejo a su vez requiere del tallado y pulido de una sola superficie curva, mientras que el secundario es un espejo plano que presenta grandes dificultades para su fabricación.

Otra ventaja que ofrece es la ubicación del ocular en su extremo superior, una comodidad cuando el objeto a observar se encuentra próximo al cenit, además de permitir un montaje más cerca del suelo.
Dada su menor relación focal, F/D, son más luminosos y por lo tanto mejores a la hora de observar objetos difusos tales como cometas, nebulosas, cúmulos globulares y galaxias.

TELESCOPIOS CATADIÓPTRICOS

Un tercer grupo de instrumentos lo configuran aquéllos que combinan espejos cóncavos y lentes correctoras.

Uno de ellos es el Newtoniano Catadióptrico, similar al descripto anteriormente, al que se le agrega una lente en la entrada del portaocular.

Éstos tienen tubos más cortos que los comunes (por lo que son más transportables) y la lente tiene como función corregir la trayectoria de los rayos de luz de manera tal que la distancia focal efectiva sea semejante a los Newtonianos comunes, y por consiguiente de aumentos similares con un ocular dado.

Otro modelo de telescopios catadióptricos son los denominados Schmidt-Cassegrain y los Maksutov, consistentes ambos en un espejo primario como en los reflectores tradicionales y en la parte anterior del instrumento hay una placa correctora.

Estos instrumentos tienen una calidad óptica excelente, pero dado que la luz debe atravesar las placas correctoras, éstas deben ser de un cristal de una calidad excelente; además deben estar tallados con mucha precisión.

Telescopios Reflectores ordenados de menor calidad a mayor:

H2541200PEQ6
H1021300 EQ2

H2031200 DOB

H2001200EQ5

H1501200PEQ3

H130900EQ2

H2001000PEQ5

H150750PEQ3

H130650PEQ2

H114500EQ1

H114900EQ1

H76700AZ1

HPR76900AL

HS76700

HPR76700AL

H114900EQ2

Telescopios Catadióptricos ordenados de menor calidad a mayor:

TABLE TOP 200

HS15 – 45×50

HS20 – 60×60

HS16 – 50×80 B4

HU 25-75×75

HU 30-90×90

 

Autor: ROSARIO_GROUP

Deja una respuesta