RECOMENDACIONES PARA ALIMENTAR A TU PERRO

Recomendacion de alimentos para perros

Conocer lo básico sobre la nutrición de máscotas es la base para ayudar a que sus dueños elijan el alimento especial. La clave para dar buenas recomendaciones es preguntar a los dueños de las máscotas la edad de la máscota, la condición del cuerpo y la etapa o el estilo de vida así como sus preferencias relativas al costo y conveniencia para que noten cómo estos factores condicionan su elección. Esta sección contiene una serie de preguntas ordenadas en forma lógica que ayudarán a los dueños de máscotas a elegir los productos. Estas preguntas están diagramadas en un “Arbol de Decisiones” al final de la sección. Consúltelo con frecuencia para comprender el orden de las preguntas y cómo están distribuidas. No siempre deberá hacer la pregunta en forma explícita pero cuanta más información tenga mejor será su recomendación.

¿Cuántos años tiene su máscota?

Si el animal tiene un año o más, se lo considera adulto y necesita considerar más puntos antes de hacer las recomendaciones sobre el alimento. Lea la pregunta: ¿En qué nivel de actividad o en qué etapa de la vida se encuentra su máscota?

máscotas con un año o menos: las máscotas que tienen un año necesitan alimento adecuado para el crecimiento. Las recomendaciones para estos animales serán distintas de aquella para animales adultos por lo tanto es fundamental saber la edad del animal.

Condiciones del cuerpo de su cachorro.

Diríjase al final de la sección donde encontrará dibujos y descripciones en gráficos y elija el tipo de cuerpo que más se asemeja a su máscota.

Si su máscota entra en el grupo de “Delgados” o “con Sobrepeso”, se recomienda una visita al veterinario. Estas dos condiciones podrían indicar problemás que requieren atención médica.

Categorías de los productos

Según la edad y la condición del cuerpo del animal en el “Árbol de Decisiones” encontrará una categoría de alimento con la nutrición adecuada para satisfacer sus necesidades. Dichas categorías se basan en el nivel de nutrientes que contienen ya que los mismos son la base para un adecuado crecimiento y salud de su cachorro o gato.

Categorías de alimento para perros (animales jóvenes)

Alimento para crecimiento – Demanda para crecimiento o para todas las etapas de la vida

Proteínas – 21% o más.

Grasas – 8% o más.

Alimentos para animales adultos – Demanda para todas las etapas de la vida o para mantenimiento:

Proteínas – 21- 26%

Grasas – 8 – 18%.

Categorías de alimento para gatos (animales jóvenes)

Alimento para crecimiento – Demanda para crecimiento o para todas las etapas de la vida:

Proteínas – 30% o más.

Grasas – 8% o más

Alimento para animales adultos – Demanda para todas las etapas de la vida o para mantenimiento

Proteínas – 30% o más

Grasas- 6% o más

máscotas de un año o mayores:

¿En qué nivel de actividad o etapa de la vida se encuentra su máscota?

Nuevamente le recordamos que los distintos niveles de actividad requieren diferentes niveles de nutrientes. Elija la palabra que mejor lo describa: sedentario, activo moderado o activo reproductor. Esta información será un factor para determinar la categoría de alimentos correcta para una máscota determinada.

¿Cuál es la condición del cuerpo de su perro? Son las mismás que las utilizadas con animales jóvenes y se aplica la misma recomendación para visitar al veterinario que los animales delgados o con sobrepeso.

Categorías de productos. Según la edad y la condición del cuerpo del animal, en el “Arbol de Decisiones” encontrará una categoría de alimento con la nutrición adecuada para satisfacer dichas necesidades. Dichas categorías se basan en el nivel de nutrientes que contienen ya que éstos son muy importantes para conservar la salud de su perro.

Categorías de alimentos para perros (animales adultos)

Alimentos para crecimiento – Demanda de crecimiento o para todas las etapas de la vida (adecuada para perros trabajadores o en etapa de reproducción)

Proteínas – 21% o más

Grasas- 8% o más

Alimento para animales adultos – Demanda para todas las etapas de la vida o para sustento

Proteínas – 21- 26%

Grasas – 8 – 18%

Alimentos bajas calorías – Demanda para sustento.

Proteínas – 14 – 25%

Grasas – 7 – 8.

Alimentos para rendimiento – Demanda para todas las etapas de la vida

Proteínas – 27% o más.

Grasas – 9% o más.

Los dueños de animales en etapa de crecimiento y adultos deberían responder las siguientes preguntas a fin de reducir la elección de productos en base a sus preferencias teniendo en cuenta el costo y la conveniencia.

¿Está el alimento actual de su máscota en la categoría nutritiva recomendada?

Si la respuesta es afirmativa, lea la pregunta: ¿está satisfecho con el alimento actual de su máscota?

Si la respuesta es negativa podría considerar cambiar a un producto con las características nutritivas de la categoría recomendada. Así tendrá la certeza de que sean satisfechas las necesidades nutritivas de su máscota.

¿Está usted conforme con el alimento actual de su máscota?
Si la respuesta es afirmativa, el dueño ya hizo la elección correcta y no hay razón para cambiar.

Si la respuesta es negativa, podría considerar cambiar el alimento dentro de la categoría recomendada a uno que cumpla con las necesidades de su máscota. La siguiente descripción lo guiará para elegir los productos de la categoría recomendada:

Productos apetitosos – altamente apetitosos o variedad

Productos Super Premium – fórmula nutritiva densa que requiere de porciones menores

Productos Premium o “Marcas de locales” tradicionales – buen sabor y buena digestión a buen precio

Productos No-premium- bajo costo

Es fundamental responder esta serie de preguntas para elegir el alimento para su máscota. Cuánta más práctica y experiencia tenga al hacer recomendaciones, más naturalmente lo hará. Para comenzar, haga la prueba con amigos y familiares.

Es muy importante recordar que estas preguntas están preparadas para brindar ayuda a los dueños de máscotas que tienen perros y gatos saludables. Si un veterinario ha hecho una recomendación específica o si su máscota está bajo cuidado veterinario, deberá consultar antes de cambiarle el producto.

Comparacion de alimentos para perros

Tipos de alimento para máscotas

Hay tres tipos de alimento para máscotas: productos secos, semi húmedos y enlatados. Se diferencian según la humedad, el costo, el gusto y la calidad nutritiva por Kg. de alimento. Todos estos factores deben considerarse al evaluar una dieta alimentaria para su máscota. A pesar de estas diferencias, gracias a la tecnología avanzada todos los tipos de alimento para máscotas están formulados para proporcionar una nutrición completa y balanceada.

¿Cuáles son los mejores productos?

La gran cantidad de opciones que tienen los dueños de máscotas cuando compran alimento a veces dificulta la decisión de qué producto comprar. Es importante considerar el lugar donde comprar, la capacidad adquisitiva y las conveniencias, gustos y grado de digestión deseados. Mientras que el producto proporcione una nutrición 100% balanceada y completa, la clase y categoría de alimento es sólo una cuestión de preferencia del dueño.

Dietas enlatadas:

Los alimentos enlatados para perros contienen entre el 8% y 15% de proteínas y entre el 2% y 15% de grasas, según el/los tipo/s de tejido animal utilizado en la dieta. El contenido de humedad en el alimento para máscotas enlatado es de aproximadamente 75% (menos de 78%). El alimento enlatado para perros tiene entre 375 y 950 kilocalorías metabolizables por Kg.

El consumo total de alimento es alto ya que su contenido calórico es bajo. El balance de nutrientes está dado en gran medida por el tipo de tejido animal utilizado en la dieta. Estas dietas son las más sabrosas y las más costosas si se las compara con los productos secos y levemente húmedos. Además, los productos enlatados son más difíciles de servir si se los compara con otro tipo de productos. Una vez que la lata se abrió, el alimento que no es utilizado debe conservarse en la heladera.

Dietas secas:

La mayoría de los alimentos secos para perros contienen entre el 18% y 27% de proteínas, del 7% a 15% de grasas, menos del 12% de humedad y entre el 35% y 50% de carbohidratos (también se expresa como E.L.N. o extracto libre de nitrógeno). Estas dietas liberan entre 1.400 y 2.000 kilocalorías metabolizables por Kg. de producto. Los alimentos secos para gatos contienen un 28% más de proteínas, entre el 8% y 24% de grasas, menos del 12% de humedad y tienen entre 1.400 y 2.000 kilocalorías metabolizables por Kg. de dieta.

Los alimentos secos para perros que están a la venta fueron introducidos en los Estados Unidos en los últimos años de la década de 1890 con forma de galletita cocinada compuesta de cereal licuado, verduras y carne. Muchos de los primeros alimentos para máscotas se llamaban en forma colectiva “dietas alimentarias para perros y gatos” y se sabía muy poco acerca de las necesidades nutritivas individuales de los perros y gatos. Sin embargo, a medida que los nutricionistas de animales comenzaron a estudiar las necesidades nutritivas de perros y gatos, se establecieron determinados nutrientes únicos para cada especie.

Dietas semi húmedas:

Los alimentos semi húmedos para perros y gatos contienen aproximadamente entre el 16% y 25% de proteínas, entre el 5% y 10% de grasas. Aproximadamente entre el 25% y 35% de carbohidratos y 30% de agua (los niveles de humedad a veces ascienden hasta el 50%). Las dietas semi húmedas de alta calidad contienen aproximadamente entre 1.200 y 1.350 kilocalorías metabolizables por Kg. de producto. Los alimentos semi húmedos para perros y gatos por lo general son más sabrosos si se los compara con las dietas secas, son fáciles de servir y de conservar. Son más costosos que los alimentos secos.

Categorías de alimentos para máscotas:

Además de diferenciar los alimentos para máscotas según su consistencia, los productos también se distinguen en base al costo, lugar de compra, densidad nutritiva (cantidad de calorías por Kg.) y en menor grado, sabor y digestión. Productos Super Premium, Premium y No-Premium brindan una nutrición 100% balanceada y completa. No hay una definición exacta que diferencie estas categorías de alimentos para máscotas y las características de los productos varían según el fabricante. En general, los productos super premium están en el extremo superior por sus características, los productos premium están en el medio y los no-premium están en el extremo inferior por su costo y densidad nutritiva. Los alimentos super premium se venden en general en locales especializados para máscotas y en veterinarias, son más caros y en general ricos en calorías o tienen más calorías por Kg. de alimento. Los alimentos premium en general se venden en almacenes pero también en mayoristas especialistas en máscotas. Estos tipos de productos tienen precios moderados. Los almacenes de alimentos con frecuencia venden alimentos para máscotas no-premium que son muy económicos.

Algunos alimentos para máscotas se caracterizan por su sabor. Estos productos con frecuencia contienen trocitos de galletita de distintos tamaños y formás de diferentes sabores. Estos alimentos están dirigidos a los dueños de máscotas que están interesados en complacer a su máscota y ofrecerle una gran variedad.

Comparación entre análisis garantizado

La diferencia de contenidos de humedad entre distintos tipos de alimento para máscotas tiene un impacto en la densidad nutritiva o la cantidad de nutrientes por Kg. de alimento. A medida que el contenido de agua de la dieta aumenta, la cantidad de proteínas, grasas y otros nutrientes esenciales disminuye. Esto significa que el animal debe consumir una porción más grande de los productos de alto contenido de humedad para recibir la nutrición necesaria.

Esta diferencia de humedad además no permite una comparación directa de los contenidos nutritivos de un tipo de producto con otro. Por ejemplo, un consumidor no puede comparar el 12% del contenido de proteínas de alimento enlatado para perros con el 21% de nivel de proteínas de alimento seco para perros y decidir que el alimento seco le brindará más proteínas. La porción del alimento enlatado será mayor debido a la gran cantidad de agua. Sin embargo, el consumidor podrá hacer una comparación justa entre el 21% de contenido de proteínas de alimento seco para perros con el 30% de contenido de proteínas de otro alimento seco para perros y decidir que el perro recibirá más proteínas si come el producto con mayor cantidad de proteínas. Es decir que el producto con mayor cantidad de proteínas no es necesariamente superior. Eso dependerá de la etapa y estilo de vida de la máscota que se alimenta con el producto. En general se sabe que los alimentos secos para máscotas son más económicos que las variedades levemente húmedas y enlatadas y ofrecen mayor conveniencia a los dueños de máscotas. Los productos secos también tienen trocitos de galletita crocantes que ayudan a reducir la caries y el sarro en los dientes de la máscota.

Alimento para máscotas con necesidades especiales:

Muchos alimentos para máscotas están formulados para satisfacer algunas necesidades nutritivas específicas en los perros. Por ejemplo, las dietas diseñadas específicamente para cachorros en general contienen mayores niveles de nutrientes que las que necesitan durante su período de rápido crecimiento y desarrollo.

Algunos alimentos para perros están formulados para contener mayores niveles de proteínas y calorías que brindan la energía extra que los perros necesitan cuando cazan o trabajan. Otros alimentos para perros están formulados con menor cantidad de calorías y grasas que ayudan a los perros menos activos y más viejos a mantener un peso normal.

Nutrientes en los alimentos para perros

La salud de una máscota depende de las cantidades y proporciones que reciba de los nutrientes correctos que se encuentran en seis grupos: agua, proteínas, grasas, carbohidratos, minerales y vitaminas. A excepción del agua, los alimentos para máscotas identificados como 100% completos y balanceados contienen todos los nutrientes necesarios. Los mismos están presentes en las proporciones adecuadas. El agua limpia y fresca que se le debe proporcionar a la máscota para que reciba todas las necesidades nutritivas es tan importante como los nutrientes.

Energía:

A pesar que la energía no es un nutriente, los animales necesitan energía y satisfacen dicha necesidad consumiendo una dieta con carbohidratos, proteínas y grasas. La energía se mide en calorías y una caloría se define como la cantidad de calor necesario para elevar la temperatura de un gramo de agua de 14,5 grados Celsius a 15,5 grados Celsius. Debido a que esta cantidad de energía es demásiado pequeña, por lo general las necesidades energéticas y los contenidos energéticos de los alimentos se miden en kilocalorías (1000 calorías = 1 Kcal). El término caloría se utiliza con frecuencia para referirse a la cantidad de energía en 1 kilocaloría.

La energía es un regulador esencial en el consumo de alimentos para la mayoría de las especies. La energía en forma de calorías proporciona la fuerza necesaria en las reacciones metabólicas y permite la utilización de todo el resto de los nutrientes. Además proporciona el calor necesario para mantener la temperatura normal del cuerpo. Para estimar los valores de energía de nutrientes de raciones para perros, podrán utilizarse los siguientes números:

Carbohidratos 3,5 kcals/gramo

Proteínas 3,5 kcals/gramo

Grasas 8,5 kcals/gramo

En el caso de los perros estos valores se consideran estimativos para ayudar a estimar la energía metabolizable de una dieta.

Como medir la energía:

Los animales no tienen la capacidad de extraer la energía total o bruta de un alimento. Por ello, el contenido energético de un alimento se mide de varias maneras.

Energía bruta (E.B.) = contenido total de energía de un alimento medido con una bomba calorimétrica

Energía digerible (E.D.) = E.B. – energía en las heces

Energía metabolizable (E. M.) = E. D. – energía en la orina

El contenido de energía bruta (E.B.) de un alimento se determina quemando completamente ese alimento hasta obtener los productos finales oxidados: dióxido de carbono, agua y otros gases. El calor que se desprende es lo que se considera la E.B. de ese alimento.

El contenido de energía digerible (E.D.) de un alimento es la cantidad de energía de un alimento que el animal puede absorber. Se determina mediante pruebas de alimentación de animales en las que la E.B. de un alimento que un animal ingiere se mide con la E.B. que elimina en sus heces. La diferencia entre estas dos representa la cantidad de energía que el animal digiere y absorbe.

El contenido de energía metabolizable (E. M.) de un alimento representa la cantidad de energía de un alimento que el animal realmente utiliza. Esta se determina mediante una prueba de alimentación del animal en que la E.B. del alimento que el animal ingiere se mide junto con la E.B. de sus heces y orina. La diferencia entre la E.B. del alimento consumido y la E.B. excretada con las heces y orina combinados representa la cantidad de energía disponible para el animal. Cuando el contenido de energía de un alimento para máscotas está especificado en el envase se trata de E.M.

Influencias en necesidades calóricas

Estado fisiológico

Comparado con un perro adulto, un cachorro en crecimiento necesita de dos a cuatro veces más energía por Kg. de peso. A medida que el cachorro se acerca a la madurez, se reducen las necesidades calóricas para el mantenimiento. Para las hembras en etapa reproductiva, las necesidades calóricas al final de la gestación y durante la primer etapa de lactancia pueden ser de dos a cuatro veces mayores que las necesidades para el mantenimiento del adulto.

Diferencia de razas:

En general, los perros de razas pequeñas alcanzan un peso en su madurez que es 30 veces mayor que su peso al nacer. La categoría de perros de razas pequeñas comprende a los perros que en su etapa madura pesan menos de 20 Kg.s. La categoría de perros de razas medianas comprende a los perros que en su etapa madura pesan entre 20 y 50 Kg.s; mientras que la categoría de perros de razas grandes comprende a los perros que en su etapa madura pesan entre 50 y 100 Kg.s. Los perros de razas gigantes pesan en su etapa madura más de 100 Kg.s.

Las razas de animales grandes y de rápido crecimiento necesitan menos alimento por Kg. de peso que los animales de razas pequeñas. Para relacionar las necesidades energéticas con el tamaño del cuerpo, los niveles de energía de los perros se establecen según el peso. El peso de cada animal puede diferir de estos niveles.

Los perros en etapa madura que pesan menos de 20 Kg.s necesitan aproximadamente 50kcals de E. M. por Kg. de peso por día.

Los perros en etapa madura que pesan entre 20 y 50 Kg.s necesitan aproximadamente entre 30 y 40 kcals de E. M. por Kg. de peso por día.

Los perros en etapa madura que pesan más de 50 Kg.s necesitan aproximadamente entre 20 y 30 kcals de E. M. por Kg. de peso por día.

Ambiente y actividad:

Los perros que duermen a la intemperie y están expuestos a temperaturas extremás (temperaturas altas y bajas) sufren cambios en sus necesidades energéticas. Cuando hay altas temperaturas, las necesidades energéticas y de alimento disminuyen. Contrariamente, cuando se presentan temperaturas bajas, las necesidades energéticas y de alimento aumentan.

Durante las estaciones de acondicionamiento y trabajo duro, las necesidades energéticas de los perros serán mayores que las de mantenimiento. Los niveles calóricos para los perros trabajadores fueron desarrollados utilizando perros que corrían 20 millas por día en un ambiente de 75 grados Fahrenheit con humedad relativa de aproximadamente 50%. Los perros trabajadores necesitan ingresar más energía por Kg. de peso durante los períodos de entrenamiento y trabajo. Los perros trabajadores comprenden a los perros cazadores durante la temporada de caza, perros de carrera, perros pastores o cualquier otro animal que corre largas distancias en forma regular. Cuando el animal no está entrenando o trabajando, no tiene necesidad elevada de calorías y se le puede alimentar con alimento para mantenimiento. Alimentar a un perro con alimentos altamente calóricos y ricos en nutrientes cuando no están entrenando o trabajando podría provocar un aumento excesivo de peso salvo que se ajusten las cantidades en forma adecuada.

Ya que todos los procesos del cuerpo necesitan energía, los animales se alimentan para satisfacer sus necesidades energéticas. Por lo tanto, el consumo de todos los nutrientes está influenciado por la cantidad de energía de la dieta. Los contenidos de energía de la dieta generalmente limitan la cantidad de alimento que el animal va a consumir. Los fabricantes de alimento para máscotas lo consideran cuando formulan alimentos para máscotas completos y balanceados.

Agua:

Todos los animales dependen del agua para los procesos vitales. El agua se encuentra dentro y fuera de las células e interviene en la mayoría de las reacciones bioquímicas del cuerpo. La falta de agua es incompatible con una buena salud. El agua es el nutriente más importante para la sobrevivencia a corto plazo y es uno de los que se descarta con más frecuencia.

El agua es esencial para ayudar a regular la temperatura, lubricar los tejidos del cuerpo y como un medio líquido para los sistemás sanguíneo y linfático. Debido a que el agua participa de la mayoría de las reacciones del cuerpo de un animal, cualquier gran desviación será asociada con efectos adversos. El cuerpo de un animal tiene varios sistemás diseñados para mantener el balance constante del agua.

El consumo de agua está controlado por la sed, el hambre, la actividad metabólica (trabajo, gestación, lactancia, crecimiento) y el ambiente (humedad y temperatura).

Los animales obtienen agua del agua que beben, el líquido ingerido con los alimentos y el agua generada de los procesos metabólicos del cuerpo.

Se pierde agua en la orina, las heces, la respiración y en menor grado en las escamás de la piel, saliva y secreciones nasales. Para las hembras en etapa de lactación, el agua también es necesaria para la producción de leche.

Las necesidades de agua del animal están determinadas en gran parte por la cantidad de alimento que consume por día. Como guía general, los animales necesitan 1ml de agua por cada kcal de energía. Un perro que necesita 1000kcals por día entonces necesitaría 1000ml de agua o aproximadamente 1 litro. Algunos animales necesitan cantidades mayores, mientras que otros necesitan menores por lo tanto en general se recomienda que los perros tengan una fuente de agua fresca y limpia en todo momento.

Fuentes de agua
Los animales obtienen el agua principalmente al beber agua, los contenidos de agua de los alimentos y como resultado del metabolismo de carbohidratos, proteínas y grasas. Por cada 100kcal de energía metabolizada se produce 15g de agua. Por lo tanto, un perro que consume 2000 kcal metabolizables de alimento por día puede generar aproximadamente entre 200 y 250g de agua.

Consumo de alimentos y agua
A medida que aumenta el consumo de alimento, el consumo de agua por parte del animal también aumenta. Cuando el contenido de agua de una dieta aumenta, el animal generalmente toma menor cantidad de agua. Por lo tanto, los animales que consumen alimentos enlatados que contienen aproximadamente entre 70 y 75% de agua, por lo general tomarán menor cantidad de agua que los animales que consumen dietas secas que contienen entre un 8 y 12% de agua.

Proteínas
Las proteínas son nutrientes esenciales y cumplen varias funciones en el cuerpo, entre ellas el crecimiento de los músculos, reparación de tejidos, enzimás, sangre, funciones inmunológicas, hormonas y energía. Se define a las proteínas como un grupo de aminoácidos unidos unos a otros en distintas cantidades y secuencias. Cada proteína tiene una combinación precisa de aminoácidos específica para esa proteína y la distribución de aminoácidos determina la naturaleza específica de una proteína. Las proteínas alimentarias que se digieren en el estómago y el intestino delgado se descomponen para formar aminoácidos libres que luego son absorbidos y pasan al torrente sanguíneo. Los aminoácidos se distribuyen por todas las células del cuerpo donde son utilizados para la formación de proteínas en el cuerpo.

Más de veinte aminoácidos intervienen en la síntesis de proteínas en el cuerpo. Diez son esenciales para los perros ya que no pueden formarse lo suficientemente rápido o en cantidades suficientes para satisfacer las necesidades de crecimiento y mantenimiento y por lo tanto, deben ser administradas en forma suplementaria en la dieta. Los aminoácidos que no son esenciales son los que el cuerpo puede producir en cantidades suficientes a partir de otros nutrientes y metabolitos y por lo tanto no necesitan ser administrados en forma suplementaria en la dieta.

Aunque los aminoácidos esenciales no se almacenan como tales en el cuerpo durante un período de tiempo significativo, son constantemente metabolizados por el perro. Como consecuencia, deben ser suministrados simultáneamente en proporciones adecuadas en la dieta del animal. Los aminoácidos esenciales comprenden:
Arginina
Histidina
Isoleucina
Leucina
Lisina
Metionina
Fenilalanina
Treonina
Triptófano
Valina

Necesidades proteicas de los perros
Las necesidades proteicas de los perros dependen de la etapa de la vida y actividad del perro. En general, los cachorros necesitan mayor cantidad de proteínas en la dieta que los perros adultos. Las necesidades calóricas son altas durante las fases del crecimiento y las necesidades proteicas de un cachorro pueden ser satisfechas mediante una proteína de alta calidad que proporciona entre un 20 y 25% de las calorías de la dieta.

Los estudios realizados demostraron que la necesidad mínima proteica para los perros geriátricos es un 50% más alta que para perros adultos más jóvenes. Sin embargo, las dietas formuladas para el mantenimiento de perros adultos por lo general suministran proteínas adecuadas. Los estudios demostraron que los perros geriátricos sanos utilizan proteínas en forma similar a los perros adultos jóvenes.

Una deficiencia proteica severa en los perros resulta en bajo consumo de alimento, retardo en el desarrollo o pérdida de peso, baja concentración de proteínas en la sangre, debilitamiento de los músculos, adelgazamiento y muerte. Una deficiencia menos severa puede producir un pelaje áspero y opaco, problemás en el sistema inmunológico y baja producción de leche en perras en estado reproductivo. Los animales que no tienen reservas proteicas adecuadas pueden aparentar salud, pero son más propensos a estados nerviosos, incluyendo mayor susceptibilidad a infecciones y a los efectos de compuestos tóxicos o agentes cancerígenos.

Durante los estados de estrés, las necesidades proteicas pueden aumentar. Por ejemplo, un alimento para perros que contenga más de 1600 kcal por Kg. de alimento y por lo menos un 21% de proteínas (alimento para perros tipo seco) es el que se recomienda para los estados reproductivos. Los perros trabajadores necesitan una dieta con niveles mayores de calorías y grasas. En general, a medida que el nivel calórico de una dieta aumenta, el contenido de proteínas también.

Las dietas para reducir peso (o de bajas calorías) formuladas para perros sedentarios son más bajas en grasas y calorías y puede contener un menor contenido proteico. Estas dietas pueden contener además un mayor porcentaje de fibras crudas. El alimento para máscotas elaborado para reducir peso no es adecuado para cachorros jóvenes en etapa de crecimiento o para perras preñadas o en estado de lactación.

Fuentes
Las proteínas pueden ser de origen animal y vegetal. La mayoría de las proteínas contienen cantidades inadecuadas de uno o más aminoácidos y rara vez se las utiliza como la única fuente para satisfacer las necesidades proteicas. La excepción a esta regla son las proteínas de la leche y los huevos. Por lo tanto, es importante balancear las deficiencias y/o excesos de aminoácidos al seleccionar los ingredientes que se utilizarán en las dietas alimentarias para máscotas. Por ejemplo, los alimentos de soja y maíz se complementan perfectamente ya que los aminoácidos que no son suficientes en uno están presentes en el otro. Ni la carne ni la soja brindan las proteínas necesarias, sin embargo, cualquiera de los dos puede ser adecuado si se proporciona combinado con una fuente complementaria de aminoácidos.

Las fuentes de proteínas vegetales son satisfactorias para todas las fases de la vida del perro si se procesan adecuadamente y siempre que haya una ración balanceada de aminoácidos. Por lo tanto, los factores de digestión y niveles de aminoácidos determinan la calidad de las proteínas.

Digestión de las proteínas
A fin de evaluar los niveles de proteínas en los alimentos para máscotas, se deben considerar dos factores. En primer lugar el nivel de proteína y en segundo la digestión de la proteína, o la disponibilidad de la proteína para el perro, que se puede determinar únicamente por estudios controlados de la dieta. Si bien dos dietas pueden detallar los niveles de proteínas en sus envases, los resultados de los estudios de la digestión en el animal pueden indicar niveles de digestión muy distintos. Por ejemplo, un alimento para perros que contiene 21% de proteínas con una posible digestión del 85% proporcionaría cantidades iguales de proteínas de una dieta que contiene 23% de proteínas con una posible digestión del 78%.

Además del nivel de proteínas de dicho alimento, es fundamental el control de calidad durante el procesamiento del alimento y aunque el proceso de calor puede dañar a las proteínas los fabricantes de mayor reputación utilizan métodos adecuados de cocción y emplean medidas de control de calidad que aseguran que los productos se han elaborado correctamente. Considerando que la información relativa a la digestión de proteínas no se puede describir en el envase de los alimentos para máscotas, es importante evaluar la reputación del fabricante.

Excesos y deficiencias
En las dietas para máscotas que contienen más proteínas de las necesarias, la proteína extra se metaboliza y es utilizada para producir energía. A diferencia de las grasas, el exceso de proteínas no se almacena en el cuerpo. Una vez que se cubre la demanda de aminoácidos y las reservas de proteínas, la energía de la proteína podría producir obesidad.

La proteína es un nutriente indispensable. Las dietas para máscotas demásiado bajas en proteína dietaria pueden desarrollar síntomás de deficiencia. Estos síntomás se manifiestan en una disminución en el apetito, retardo en el desarrollo, pérdida de peso, pelaje áspero y opaco, función inmunológica reducida, rendimiento reproductivo más bajo, y disminución en la producción de leche.

Carbohidratos
Los carbohidratos son azúcares, almidones y fibra dietaria. Los azúcares simples son las moléculas de azúcar más pequeñas y de muy fácil digestión y absorción. En contraposición a ello, los carbohidratos complejos o almidones son combinaciones de azúcares simples que forman largas cadenas que necesitan una mayor digestión antes de ser absorbidas en el torrente sanguíneo. Las fibras dietarias son los carbohidratos que no se digieren completamente.

Básicamente, los carbohidratos que se consumen en las dietas son los granos de cereal y los azúcares simples, tales como la glucosa, la sacarosa (azúcar) y la lactosa (azúcar de la leche).

El primer lugar de la digestión de los carbohidratos es el intestino delgado, donde estos compuestos complejos se descomponen en glucosa (un azúcar simple). La mayoría de los carbohidratos de los alimentos para perros se descomponen y son absorbidos como glucosa. La glucosa es la fuente normal de energía utilizada por la mayoría de las células del cuerpo.

Cuando los animales consumen dietas que contienen más carbohidratos que lo requerido, el exceso de energía por carbohidratos se almacena en forma de glucógeno en el hígado y en el tejido muscular, se convierte en grasa y se almacena en los tejidos adiposos. En los períodos de mucho movimiento, estrés o ejercicio, el glucógeno se descompone en glucosa e ingresa al torrente sanguíneo donde se distribuye a todos los tejidos del cuerpo.

Funciones
La función principal de los carbohidratos es proveer energía. Los carbohidratos se digieren a través de las enzimás en el intestino delgado. La mayoría de los carbohidratos en las raciones de los perros se descompone y se absorben como glucosa u otros azúcares simples antes de utilizarse como energía.

Requerimientos
Las investigaciones han revelado que las perras gestantes se desarrollan mejor con dietas ricas en carbohidratos, mientras que las perras gestantes que se alimentan con dietas libres de carbohidratos sufren problemás en el parto y no tienen cachorros fuertes y sanos. Aunque no se han determinado los requerimientos mínimos específicos para las dietas de los perros, proporcionan una fuente de energía preparada para ser digerida y metabolizada.

Carbohidratos
Los carbohidratos pueden representar del 40 al 55% de las dietas secas. Una gran porción de carbohidratos en los alimentos para máscotas proviene de los granos de cereal. Generalmente los granos de cereal se presentan molidos, en copos o cocidos. Estas presentaciones del grano mejoran la degustación de su sabor y su digestión.

Aquí detallamos las fuentes típicas de carbohidratos que se encuentran en alimentos para máscotas:

o Granos de cereal
o Cereales molidos
o Lácteos
o Maíz
o Harina de gluten de maíz
o Leche descremada en polvo
o Avena
o Harina de avena
o Suero deshidratado
o Trigo
o Acemite
o Arroz
o Cáscara de arroz
o Cebada
o Fibra

El término fibra se utiliza generalmente para describir carbohidratos complejos que no son digeridos por las enzimás en el intestino delgado de los perros. Algunas fibras pueden degradarse parcialmente a través de la microflora intestinal en el intestino grueso. La fibra está conformada de al menos componentes más importantes que se diferencian químicamente: celulosa, hemicelulosa, lignina, pectina y otros tales como la goma, cera, mucílago y cutina. Estos componentes se hallan en las paredes de las células de los vegetales. En general, en la medida que los vegetales tengan más cantidad de estos componentes, más fuertes se vuelven las paredes de la célula vegetal, es decir, más fibrosas.

Las fibras dietarias tienen diferentes efectos en el sistema gastrointestinal. Algunas fibras se hinchan con agua o tienen una alta capacidad de retención de agua (la cantidad de agua que puede absorber por peso sobre unidad de fibra seca hasta el punto que ya no queda más agua libre). Una capacidad de retención de agua alta o baja puede cambiar el ritmo con que la dieta pasa a través del sistema intestinal. El aumento en el volumen dietario de alimentos ricos en fibra contribuyen a la distensión del estómago y hace que el animal ingiera menos calorías. Las fibras influyen en el ritmo del pasaje de alimentos en el intestino moderando el vaciamiento del estómago, pero los efectos particulares varían según el tipo de fibra, su procesamiento y la cantidad ingerida. En general, las fibras tienen un efecto normalizador en el ritmo del pasaje de alimentos a través de los intestinos, moderando el ritmo en los animales con diarrea y aumentandolo en la constipación. Las fibras dietarias también moderan o reducen la digestión y la absorción de los elementos nutritivos, incluyendo las grasas, las vitaminas y los minerales. Como un mecanismo de protección, las fibras se pueden unir a algunas toxinas y evitar su absorción en el torrente sanguíneo.

El exceso de fibras dietarias causa efectos perjudiciales tales como colitis, flatulencias, aumento en el volumen y la frecuencia de deposiciones, y disminuyen la densidad calórica dietaria.

Diabetes
La Diabetes es una enfermedad que afecta al metabolismo de los carbohidratos como resultado de una inadecuada secreción de insulina en el páncreas. Esta enfermedad se caracteriza por un aumento en la sed, en el apetito, debilidad, pérdida de peso y aumento en la eliminación de orina. Esta enfermedad no se debe a un exceso de carbohidratos sino más bien porque el páncreas segrega poca insulina. Los niveles bajos de insulina no permiten que el azúcar de la sangre entre al tejido muscular y a las células de tejido graso donde se utilizaría para producir energía. Esta situación implica un aumento en el uso de las grasas para producir energía mientras el azúcar se acumula en la sangre y finalmente se pierde en la orina. Aunque la utilización de grasas para producir energía pueda parecer beneficiosa, genera subproductos que el cuerpo no puede utilizar o descartar con facilidad.

Los dueños de un animal diabético o de una máscota de la que se sospecha diabetes deberían consultar al veterinario. La diabetes se puede manejar mediante un tratamiento basado en insulina, una regulación en la ingesta de alimentos y ejercicio. En general, la dosis de insulina se va ajustando hasta que desaparece la glucosa de la orina. La energía dietaria y los requerimientos de proteínas de los perros diabéticos no son distintas de aquellos animales que no sufren diabetes. Sin embargo, un aumento moderado en las fibras dietarias puede resultar beneficioso. Tal vez la consideración más importante en la alimentación de un animal diabético es proporcionarle una dieta balanceada de una manera constante y regular.

Absorción inadecuada de carbohidratos
Los carbohidratos dietarios deben reducirse a azúcares simples por la acción de las enzimás en el intestino antes de la absorción. Los carbohidratos que no son digeridos completamente causan (o se encuentran relacionados con) un permanente malestar gastrointestinal, incluyendo gases y/o diarrea. El problema más común en una absorción inadecuada de carbohidratos es una deficiencia de lactasa que es la enzima necesaria para desnaturalizar a la lactosa, el azúcar que se encuentra en la leche. Los cachorros pueden digerir la lactosa que se encuentra en la leche, pero muchos animales adultos sufren de distintos grados de deficiencia de lactasa. La mayoría de los perros toleran las cantidades pequeñas de lactosa de los alimentos para máscotas (por ej.: leche descremada o suero deshidratado) pero pueden tener dificultades en la digestión de lactosa en un bowl completo de leche fresca.

Grasas
Las grasas constituyen formás concentradas de energía. En comparación con las proteínas y los carbohidratos, las grasas contienen aproximadamente dos veces y media más cantidad de energía por Kg.. La mayoría de las grasas dietarias están compuestas por triglicéridos, grupos de tres ácidos grasos. Los ácidos grasos se pueden clasificar según la extensión de la cadena de carbono, la presencia o ausencia de enlaces dobles, el número de enlaces dobles, la posición de esos enlaces a lo largo de la cadena de carbono y por su punto de fusión.

Las grasas sin enlaces dobles son denominadas grasas saturadas. Las grasas que contienen cadenas de ácidos grasos con un enlace doble simple son denominadas grasas insaturadas. Éstas pueden variar de un enlace doble simple en la molécula de ácido graso (monoinsaturadas) a ácidos grasos con muchos enlaces dobles (polinsaturadas). Las grasas saturadas son generalmente sólidas a temperatura ambiente y las insaturadas son generalmente líquidas.

La digestión de grasas es más compleja que la de las proteínas o carbohidratos. Los perros y gatos sanos digieren grasas con gran eficacia, aproximadamente de 90-95%.

Requerimientos de grasas
Los perros necesitan únicamente ácido linoléico. Este ácido graso esencial no puede ser creado en el cuerpo y es necesario incorporarlo en la dieta en pequeñas cantidades. Las grasas de fuentes tanto animal como vegetal se pueden utilizar con casi la misma eficiencia para la producción de energía. Sin embargo, los aceites vegetales son la fuente más potente de ácidos grasos esenciales para el perro.

Funciones
Las grasas desempeñan distintas funciones en las dietas de los perros. En primer lugar, es una fuente de energía concentrada. Por ejemplo, una Kg. de maíz contiene aproximadamente 1585 calorías mientras que una Kg. de grasa animal contiene aproximadamente 4100 calorías.
Por eso agregar un poquito de grasa suma bastantes calorías. Las grasas también proveen los ácidos grasos esenciales necesarios para que los perros mantengan una piel y pelaje sanos y sirve como portador de las vitaminas liposolubles. Finalmente, las grasas agregan buen sabor a los alimentos para máscotas.

Excesos y deficiencias
Si los animales se alimentan con dietas que contienen más grasa de la necesaria, esta se almacena en el cuerpo dentro del tejido adiposo o de las reservas de grasas. Si se acumula grasa por un tiempo suficiente, los animales se vuelven obesos. Los animales con exceso de peso pueden correr más riesgos en caso de complicaciones en cirugías, y en distintas enfermedades incluyendo enfermedades ortopédicas y diabetes.

Aunque resulta poco usual la deficiencia de ácidos grasos, las dietas para los animales bajas en grasas pueden finalmente causar síntomás de carencia. Tales síntomás se manifiestan en un pelaje seco y áspero y una piel seca y escamosa. Una dieta sintética completamente desprovista de grasas sustentaría a un cachorro en crecimiento sólo por un lapso de algunas semanas.

Minerales
Los minerales son moléculas relativamente pequeñas en comparación con otros elementos nutritivos que pueden ser más grandes y complejos. Los elementos Nutriciónales relacionados con los minerales incluyen la cantidad de cada uno de ellos en la dieta, un equilibro adecuado de todos los minerales, y la presencia de minerales en los alimentos para animales.

Los minerales cumplen muchas funciones diferentes en el cuerpo como la formación de los huesos y cartílagos, las reacciones enzimáticas, el mantenimiento del equilibrio de líquidos, el transporte del oxígeno en la sangre, la función normal de los músculos y los nervios, y la producción de hormonas. Mientras la función de algunos minerales pueden separarse de otras, es imposible brindarle una nutrición adecuada a un animal sin suministrar todos los minerales en proporciones adecuadas. Ello se debe a que los minerales interactúan en muchos aspectos del funcionamiento del cuerpo y su mantenimiento.

Los suplementos de cualquiera de los minerales en particular pueden crear un desequilibrio y posiblemente interrumpir la salud Nutriciónal de un animal. Los fabricantes que elaboran los alimentos para máscotas de buena calidad mantienen un margen de seguridad para todos los elementos nutritivos en la fórmula del producto a fin de compensar cualquier pérdida durante el proceso y almacenamiento normal y para la variación en las necesidades de cada animal en particular.

De ser necesario administrar suplementos, se debería supervisar con un veterinario. Los suplementos pueden ser también requeridos para corregir algunas deficiencias específicas debido a la imposibilidad que tiene el perro para utilizar el nivel normal de un elemento nutritivo normal.

A los minerales generalmente se los agrupa en macro y micro nutrientes. La dieta necesita mayor cantidad de los macro nutrientes y estos se encuentran en mayores cantidades en el cuerpo que en los micro nutrientes.

Macro nutrientes
o Calcio (Ca)
o Fósforo (P)
o Sodio (Na)
o Cloro (CI)
o Potasio (K)
o Magnesio (Mg)
o Azufre (S)

Micro nutrientes
o Hierro (Fe)
o Zinc (Zn)
o Cobre (Cu)
o Manganeso (Mn)
o Selenio (Se)
o Yodo (I)

El calcio y el fósforo son minerales indispensables en la dieta de los perros y son necesarios para un desarrollo óseo normal. Estos minerales dan solidez a los huesos y a los dientes, ayudan a una coagulación normal de la sangre, a controlar el pasaje de líquidos por las paredes de las células, y son necesarios en el impulso nervioso. Una carencia de calcio o fósforo, especialmente durante el primer año de vida de un cachorro, producirá debilidad en los huesos y/o deformaciones en el esqueleto, por ejemplo raquitismo. Además del calcio y el fósforo, los huesos contienen pequeñas cantidades de magnesio, sodio, potasio, cloro, flúor e indicios de otros minerales.

Antes de difundirse los alimentos completos y balanceados para máscotas, era muy común ver casos de raquitismo en los animales jóvenes y en desarrollo. Esta condición ósea se encuentra relacionada a la carencia de calcio, fósforo o vitamina D y causa huesos blandos y mal conformados, ya que los huesos no se calcifican o no se endurecen. Hoy en día con los alimentos para máscotas comerciales es muy poco habitual ver este tipo de problemás.

Algunos propietarios y criadores de máscotas creen que se debería agregar calcio adicional (y posiblemente otros minerales) a las dietas de las hembras gestantes o en períodos de lactancia así como también a las dietas de los cachorros en desarrollo. Consideran que durante estas etapas de la vida un cachorro necesita una cantidad adicional de estos minerales. Es cierto que en esas etapas se necesitan más minerales, pero estos elementos nutritivos son también necesarios en grandes cantidades durante todas las etapas de la vida. Además, minerales adicionales dietarios se obtienen mejor a través de un mayor consumo de una dieta completa y balanceada de buena calidad, más que de suplementos individuales. Por ejemplo, a los cachorros se los alimenta con una mezcla de leche, cereales para bebés, vitaminas, huevos y/o carne antes del destete. Este tipo de dieta es costosa y lleva mucho tiempo. Pero lo más importante es que puede llegar a no ser una dieta completa y balanceada y estos animalitos son más propensos a sufrir problemás de salud durante este período de rápido crecimiento.

Se debería incluir a la dieta calcio y fósforo en una proporción 1,0 a 2,0 partes de calcio por cada 1,0 parte de fósforo en peso. Proporciones mayores a éstas pueden resultar perjudiciales para la calcificación de los huesos. Por ejemplo, cuando se alimentan con suplementos (o alimentos para máscotas que no son completos ni balanceados), la cantidad de fósforo dietario puede sobrepasar la cantidad de calcio dietario y causar deformaciones óseas.

Sodio y Cloro

El sodio y el cloro se utilizan mayormente como reguladores de fluidos minerales para ayudar a mantener el equilibrio entre líquidos fuera y dentro de las células del cuerpo. El sodio ayuda a transferir los nutrientes en las células, el desecho del producto residual y el mantenimiento del equilibrio hídrico entre los tejidos y órganos. El cloro es necesario para la formación de ácido clorhídrico (HCI) en el estómago que ayuda a la digestión de las proteínas.

Como hoy en día la mayoría de las máscotas se alimentan con los productos comerciales para máscotas, no es habitual encontrar una dieta baja en sodio y cloro, sin embargo puede suceder que las diarreas y/o vómitos serios (o crónicos) prolongados causen pérdida de sodio y cloro. Los animales que sufren de diarreas o vómitos deberían ser atendidos por un veterinario. Proporciones mayores de sodio y cloro a las requeridas por los animales sanos, se filtran en gran medida a través de los riñones y eliminados en la orina. Es bastante improbable que se presente una intoxicación por exceso de sodio y cloro, ya que los animales tienen acceso a agua potable de buena calidad.

Potasio y Magnesio

El potasio se encuentra en altas concentraciones dentro de las células y es necesario para el adecuado funcionamiento de las enzimás, músculos y el sistema nervioso así como también para ayudar a mantener un equilibrio de líquidos a través del cuerpo. El potasio se presenta en gran cantidad de alimentos y no resulta habitual la carencia de potasio en las dietas de aquellas máscotas que se alimentan con alimentos completos y balanceados. Como en el caso del sodio y el cloro, la deficiencia de potasio se puede presentar en los animales como resultado de diarreas y/o vómitos crónicos u otras enfermedades. La deficiencia de potasio en los perros produce retardo en el desarrollo, inapetencia, debilidad, pérdida de peso y deshidratación.

El magnesio es importante como componente estructural tanto del tejido muscular como de los huesos, y juega un papel significativo en muchas de las reacciones enzimáticas del cuerpo. Algunas de las cualidades del magnesio son comunes al calcio, potasio y sodio. El calcio y el fósforo influyen en el equilibrio del magnesio, ya que grandes cantidades de calcio y fósforo disminuyen la absorción del magnesio en el sistema intestinal.

El contenido de magnesio en los alimentos para máscotas depende de los ingredientes y habitualmente no se agrega en forma suplementaria. Es improbable encontrar una dieta pobre en magnesio en los perros sanos que consumen alimentos comerciales para máscotas. Las dietas tradicionales contienen magnesio en una proporción de 0,05 a 0,2 por ciento.

Hierro

Aunque el cuerpo de los animales contiene alrededor de 0,004% de hierro, desempeña un papel importante en los procesos vitales. Una pequeña cantidad de hierro (hemo) se combina con una gran proteína (globina) para producir hemoglobina, el componente que lleva el oxígeno en los glóbulos rojos. El hierro es el componente de muchos transportadores diferentes de oxígeno y enzimás, pero más de la mitad se encuentra presente en el cuerpo en forma de pigmento de los glóbulos rojos, la hemoglobina. El hierro también es un componente de las enzimás necesario para la utilización de energía.

El hierro es fundamentalmente absorbido por el intestino delgado. La absorción de este mineral es rápida. Los glóbulos rojos y la hemoglobina constantemente se están destruyendo y remplazando a lo largo de la vida, especialmente durante el crecimiento. En los perros, el promedio de vida de los glóbulos rojos es de aproximadamente 110 días.

La anemia es un resultado bien conocido de la carencia de hierro. En la anemia, disminuye la cantidad y el tamaño de los glóbulos rojos y se pueden producir también cambios en el contenido de la hemoglobina. Los síntomás característicos de la anemia son una disminución en la proporción del crecimiento, debilidad, y un aumento en la tendencia al estrés o enfermedades. Pueden existir diversas causas de anemia, pero es poco usual que las máscotas que consumen alimentos completos y balanceados sufran anemias. Diversos factores pueden causar una anemia por deficiencia de hierro durante el período de lactancia de los cachorros. Una dieta pobre en hierro en la madre durante el período de gestación influye en la reserva de hierro (o reservas) del recién nacido, pero tampoco resulta útil suministrar suplemento de hierro a la hembra en el período de lactancia, ya que este tratamiento no aumenta el contenido de hierro en la leche materna.

El hierro y el cobre junto con la vitamina B12 son esenciales para la prevención de la anemia en los perros. La mayoría de los alimentos comerciales para máscotas contienen suplementos de hierro para ayudar a satisfacer los requerimientos dietarios, por lo tanto no es necesario suministrar otros suplementos, sin embargo, demásiado hierro en la dieta puede dificultar la absorción de fósforo mediante la formación de fosfato insoluble.

Zinc

El zinc es importante para la producción de proteínas y el funcionamiento del sistema inmunológico. Algunos sistemás enzimáticos también dependen del zinc incluyendo las enzimás que protegen las células de aquellos daños provocados por la oxidación. El zinc se encuentra en los alimentos naturales, mayormente como complejos proteicos de zinc. Sin embargo, su disponibilidad y su nivel están presentes de una manera que normalmente es necesario proporcionar suplementos en los alimentos comerciales para máscotas. Se sabe que los compuestos como los fitatos, así como las fibras, disminuyen la disponibilidad del zinc dietario para el animal. La absorción del zinc ocurre principalmente en el intestino delgado y es relativamente ineficiente con una absorción de sólo 5 a 40% de zinc.

Es muy raro que los perros que se alimentan con dietas balanceadas sufran deficiencias de zinc. La presencia de dermatosis en los perros como consecuencia de la deficiencia de zinc se manifiesta en una piel escamosa alrededor de los ojos, los labios, las uñas y las almohadillas de sus patas. Se ha demostrado que la dermatosis reacciona rápidamente a los niveles de zinc terapéuticos en un lapso entre una y dos semanas, pero sólo se debería suministrar suplemento de zinc con el consejo y luego de consultar al veterinario. Los perros adultos de determinadas razas sufren este tipo de problemás, ya que no pueden metabolizar adecuadamente el zinc dietario.

Relativamente se considera que el zinc no es tóxico, sin embargo el efecto más importante de una dosis excesiva de zinc dietario durante un período prolongado es la disminución de la absorción de cobre y su almacenamiento. Por lo tanto, la deficiencia de cobre y de hierro secundario puede ser causada por una excesiva ingesta de zinc durante mucho tiempo.

Manganeso
Es un elemento metálico utilizado por la industria como una aleación en acero para endurecerlo. En el campo de la nutrición, el manganeso es un elemento esencial para muchas especies animales. El nombre, manganeso, deriva del Latín y significa piedra magnética, manganesia.

El manganeso se encuentra principalmente en el hígado, pero también se halla en cantidades considerables en el riñón, el páncreas y en los huesos. Mientras que las concentraciones más bajas se encuentran en el tejido muscular. A pesar de que se encuentra en el cuerpo en pequeñas cantidades, este elemento cumple varias funciones que incluyen el metabolismo de las proteínas y carbohidratos y reproducción. Particularmente, se piensa que el manganeso es un activador de los sistemás enzimáticos que intervienen en la producción de energía, la síntesis de ácidos grasos y en el metabolismo de los aminoácidos. En determinados sistemás enzimáticos se pueden intercambiar las funciones del manganeso, el cobre, el zinc y el hierro.

Además del manganeso presente en los ingredientes típicos de los alimentos para máscotas, los fabricantes también agregan a sus productos suplementos de manganeso en un complejo de mezcla de minerales. Por lo tanto, los alimentos completos y balanceados desde el punto de vista Nutriciónal contienen niveles adecuados de manganeso. Así como sucede con el manganeso, se sabe que un exceso de calcio y fósforo dificulta la absorción del manganeso desde el sistema intestinal.

Cobre
La absorción del cobre es en general mayor (de 60 a 70%) en los animales jóvenes que en los adultos (de 10 a 20%). Este mineral es absorbido en el estómago y el intestino delgado de los perros, y almacenado principalmente en el hígado, el riñón y el cerebro. La disponibilidad del cobre dietario natural se reduce por los fitatos, por los altos niveles de ácido ascórbico (Vitamina C), por niveles considerables de calcio, zinc, hierro y azufre, y por algunos metales tóxicos como el cadmio, la plata o el plomo.

Existen varias razones por las cuales es fundamental la presencia del cobre en el cuerpo, ya que interviene en la formación del tejido conectivo elástico y el colágeno, el desarrollo y la maduración de los glóbulos rojos, en las funciones antioxidantes así como también en el suministro de pigmentación al pelo y la lana.

Es poco común que los perros sufran una deficiencia de cobre. Un problema específico en el metabolismo del cobre en algunas razas caninas puede dar como resultado síntomás de intoxicación de cobre. Se ha demostrado que los Bedlington terriers, West Highland White terriers y los perros Doberman pincher sufren de desórdenes genéticos que producen la acumulación de cobre en el hígado. En caso de sospechar que los perros puedan estar sufriendo este problema se recomienda consultar al veterinario.

Selenio
Este elemento traza es un miembro de la familia que incluye tanto oxígeno como azufre. Es uno de los pocos elementos nutritivos que se identificó como una substancia tóxica mucho antes de que se descubriera que es esencial para los animales. Aunque se necesita en menor cantidad que cualquier otro elemento traza, también resulta ser el más tóxico. El selenio funciona principalmente en combinación con la vitamina E para actuar como antioxidante del cuerpo.
Las plantas ricas en proteínas como los cereales constituyen una mejor fuente de selenio natural que las frutas y los vegetales. Los productos que incluyen carne en los alimentos para máscotas también se pueden utilizar para satisfacer las necesidades para este indicio. Es muy poco habitual encontrar tanto deficiencia como intoxicación de selenio en los perros, sin embargo, esto puede suceder si la ingesta dietaria excede 2ppm (partes por millón) durante un período prolongado. La intoxicación se manifiesta en la pérdida de pelo, debilidad, dolor y anemia.

Yodo
El único rol metabólico del yodo dietario se encuentra en la producción de las hormonas tiroides a través de la glándula tiroides. La función principal de estas hormonas es regular e influir las tasas del metabolismo basal del cuerpo (por ejemplo, la velocidad en que el animal metaboliza o quema la energía después de comer). Sin la glándula tiroides, o un adecuado funcionamiento de estas hormonas, un animal puede mostrar un retardo en el desarrollo, pérdida de pelo, aumento de peso y debilidad extrema.

Muchos productos alimenticios naturales no contienen suficiente yodo para satisfacer las necesidades de la dieta de los perros. Las formás suplementarias de yodo inorgánico en los alimentos para máscotas incluyen ioduro de potasio e iodato de potasio, ioduro de sodio e iodato de calcio.

Vitaminas
El reconocimiento de la existencia de vitaminas a principios del siglo 20 se debió a los esfuerzos de un gran número de investigadores que trabajaron independientemente en distintos países. Descubrieron que las dietas compuestas por ingredientes purificados no podían mantener la vida de animales de laboratorio experimentales y tuvieron la curiosidad de saber el motivo de ello. El aislamiento de las vitaminas y la definición de sus funciones en el cuerpo, el descubrimiento del valor terapéutico de las pequeñas cantidades, y la característica nutritiva de los ingredientes en relación con las vitaminas ha afectado de manera considerable la nutrición animal (y humana!!).

Comparado con otros grupos de nutrientes, se necesitan vitaminas en pequeñas cantidades. Y, a diferencia de los minerales, las vitaminas son substancias complejas. Éstas se clasifican en solubles en grasa (vitaminas A, D, E, K) o en agua (vitaminas del complejo B y del C). Las vitaminas solubles en grasa dependen de la presencia de grasa dietaria y la absorción normal de grasa para su ingesta y utilización en el cuerpo. Las vitaminas solubles en agua simplemente dependen de la presencia del agua para su absorción.

Como muchos de los nutrientes ya tratados aquí, las vitaminas funcionan en combinación con otras vitaminas y nutrientes para la alimentación de los animales. Esto hace que sea importante el suministrar cantidades balanceadas de vitaminas y otros nutrientes en dietas completas. Agregar suplementos a las dietas que ya son completas y balanceadas puede originar desequilibrios con efectos perjudiciales. Por ejemplo, los huevos, un alimento que les gusta en general a los perros, contienen una excelente fuente de proteína. Sin embargo, agregar en forma reiterada huevos crudos a la dieta de una máscota puede causar deficiencia de biotina. Los huevos crudos contienen una enzima que destruye la biotina. Los síntomás de la deficiencia de biotina se manifiestan en la pérdida de pelo y el retardo en el desarrollo. El aceite de hígado de bacalao y de germen de trigo son considerados buenas fuentes de Vitamina D y E. Sin embargo, el consumo de aceite de hígado de bacalao en exceso puede suministrar más Vitamina D que la dosis que el animal necesita, lo que con el tiempo podría causar trastornos en el esqueleto o en la calcificación (endurecimiento) de los tejidos blandos. Los animales sanos que consumen alimentos balanceados y completos no necesitan suplementos de minerales o de vitaminas o de ninguna otra clase. Al agregar suplementos a las dietas correremos el riesgo de un desequilibrio en los niveles minerales que ya se encuentran en el alimento para máscotas.

VITAMINAS SOLUBLES EN GRASAS
Vitamina A
La vitamina A ha sido objeto de muchas investigaciones en los campos de la nutrición animal y la medicina veterinaria. La vitamina A cumple una cantidad de funciones necesarias para la salud y el bienestar de los animales, ya que influye en la visión normal, el crecimiento, en la función del sistema inmunológico y la reproducción. La fuente vegetal de vitamina A es el beta-caroteno que los animales tienen que convertir en la vitamina real para que sea activa y funcione como vitamina A. Los perros pueden aprovechar eficazmente el beta-caroteno.

Son muy pocos los casos clínicos en que se manifestó la carencia de vitamina A en los perros. Esto probablemente se debe a que pueden consumir en los alimentos para máscotas suficiente cantidad de vitamina. Además, los animales pueden almacenar vitamina A en el hígado y utilizar estas reservas durante los períodos de un pobre consumo tales como en el caso de enfermedades debilitantes.

Los alimentos comerciales para máscotas contienen cantidades adecuadas de vitamina A en los productos para perros, de allí que no resulte necesario agregar suplementos. Proporcionar suplementos de vitamina A en exceso podría causar intoxicación en los animales y provocar deformación ósea, pérdida de peso, anorexia, y hasta la muerte. La intoxicación se presenta cuando una periódica ingesta excesiva supera la capacidad del hígado para almacenar la vitamina o cuando la dosis supera a corto plazo la posibilidad del hígado de eliminar la vitamina de la circulación del animal. A fin de prevenir la intoxicación, no se deberían administrar suplementos vitamínicos sin la consulta o la supervisión del veterinario.

Vitamina D
Aunque se considera que la vitamina D (colecalciferol) es una vitamina, también se lo considera una hormona y es una de las tres hormonas más importantes que participa en la regulación del calcio en el cuerpo. Sus funciones principales son colaborar en la mineralización ósea e incrementar la absorción del calcio y el fósforo del intestino. La vitamina D se puede obtener de la dieta o a través de la piel por la exposición a la radiación ultravioleta del sol. Sin una cantidad adecuada de vitamina D en la dieta, los cachorros más jóvenes pueden desarrollar raquitismo, una enfermedad en que los huesos no se mineralizan y permanecen blandos o se fracturan con facilidad.

Los alimentos comerciales para máscotas proporcionan cantidades de vitamina D adecuadas a fin de evitar la administración de suplementos. Como la vitamina A, los aceites de hígado y de pescado son fuentes ricas en vitamina D, pero se debe tener cuidado cuando se realza el sabor de las dietas comerciales con altos niveles de estos suplementos. El suministro de cantidades excesivas de vitamina D en períodos extensos podría provocar mineralización (endurecimiento) de los tejidos blandos en el cuerpo como el corazón y los riñones.

Vitamina E
La vitamina E se utiliza para describir a una familia de componentes químicos llamados tocoferoles derivados de la palabra de origen griego que significa maternidad relacionando esta vitamina con el papel de la reproducción. También se lo conoce por su acción como un antioxidante biológico. Los tocoferoles se encuentran en los aceites vegetales, particularmente en conjunción con los aceites ricos en enlaces insaturados de las semillas, por ejemplo, del alazor y del germen de trigo o de soja. La falta de vitamina E en la dieta podría producir daños a las paredes o a las membranas de las células del cuerpo. Como nutriente, la vitamina E funciona en combinación con otros nutrientes (selenio, un micro nutriente y la cisteína, un amino ácido) como antioxidante para reducir los daños causados a las células por la oxidación.

Algunos tocoferoles son más activos en el cuerpo como nutrientes que otros. La forma alfa de la vitamina es la más activa como nutriente, y es el compuesto que se le agrega a las dietas para máscotas a fin de satisfacer las necesidades dietarias de los animales. Cuando la vitamina E se utiliza como conservante, se agrega una mezcla de varias formás de tocoferoles para prevenir la oxidación de la grasa en la dieta. La forma del tocoferol más efectiva al prevenir la oxidación de grasas en los alimentos tiene una actividad biológica menor y no se considera parte del contenido nutriente de la dieta.

No se conocen en animales intoxicaciones por una ingestión oral de vitamina E. Los alimentos para máscotas de buena calidad contienen cantidades suficientes de esta vitamina para cubrir las necesidades dietarias del animal.

Vitamina K
La vitamina K era la última de las cuatro vitaminas solubles en grasa que se descubrió. Las formás más comunes de la vitamina K en la dieta se denominan menadiona y filoquinona, que provienen de las plantas de hoja verde y de los vegetales. Esta vitamina funciona principalmente como agente coagulante de la sangre. Dado que es muy bajo el requerimiento dietario de la vitamina K, nunca se ha informado respecto de una deficiencia natural o espontánea de esta vitamina. Los alimentos comerciales para máscotas proporcionan cantidades adecuadas de vitamina K a fin de evitar agregar suplementos de esta vitamina.

Vitaminas solubles en agua
Las vitaminas del complejo B solubles en agua son las vitaminas originalmente identificadas como B1, B2, B6, B12 y otras que se detallan más abajo. Estas vitaminas son necesarias en pequeñas cantidades en una dieta y son esenciales para muchas de las funciones importantes del cuerpo. Aunque estos nutrientes no proporcionan energía por sí mismos, son imprescindibles para el metabolismo de las proteínas, los carbohidratos y las grasas, que producen energía para los procesos del cuerpo. A diferencia de las vitaminas solubles en grasas, el complejo B no puede ser almacenado por el cuerpo y por ello se debe obtener diariamente. Resulta muy poco usual la presencia de deficiencias de cualesquiera de estas vitaminas en perros sanos que se alimentan con alimentos comerciales para máscotas. Podrían presentarse deficiencias en una o más de las vitaminas del complejo B en animales que se alimentan con dietas caseras que no son balanceadas o formuladas. La carencia de algunas de estas vitaminas se manifiesta en la inapetencia, el retardo en el desarrollo, debilidad, pérdida de peso, y hasta la muerte. Los alimentos comerciales para máscotas proporcionan cantidades adecuadas de todas las vitaminas del complejo B solubles en agua lo que hace innecesario agregar suplementos.

Vitaminas del complejo B solubles en agua

I. Tiamina (B1)
II. Niacina
III. Riboflavina (B2)
IV. Ácido pantoténico
V. Piridoxina (B6)
VI. Biotina
VII. Vitamina B12
VIII. Colina
IX. Ácido fólico
X. Inositol

Vitamina C (Ácido ascórbico)
Esta vitamina es una vitamina también soluble en agua y desempeña un papel metabólico principal en el cuerpo de todos los mamíferos que involucra la síntesis o producción del colágeno. Mientras que el ácido ascórbico es esencial en la dieta de los seres humanos, otros primates y cerdos de Guinea, los perros no necesitan esta vitamina desde el punto de vista dietario. Por lo tanto, una deficiencia de vitamina C conocida como “escorbuto” es improbable que ocurra en los perros. El suplemento de una dieta comercial con vitamina C no sería ni necesario ni útil.

Claves en la Alimentación para perros

No son necesarios los suplementos cuando un perro recibe una dieta completa y balanceada, salvo que el veterinario especifique lo contrario.

La leche es un alimento y no reemplaza al agua. Como alimento, la leche es incompleta y no suministra una dieta balanceada. Puede ser útil como un premio para algunos perros, sin embargo, algunos pueden no tolerar grandes cantidades de leche. La leche contiene lactosa, que necesita lactasa para su descomposición en el sistema intestinal. Si el sistema intestinal no contiene suficiente lactasa, un alto consumo de nivel de lactosa puede causar diarrea en algunas máscotas.

El consumo reiterado de huevos crudos en una dieta para perros puede causar deficiencia en la vitamina biotina. Los huevos blancos crudos contienen avidina, una enzima que inhibe a la biotina (lo que impide la absorción en el cuerpo). Los síntomás de la deficiencia de biotina se manifiestan con la dermatitis (inflamación de la piel), pérdida del pelo y retardo en el desarrollo.

Algunos pescados crudos pueden provocar deficiencia de la tiamina. Los síntomás de la deficiencia de la tiamina se manifiestan en la anorexia (pérdida completa de apetito), postura inadecuada, debilidad, ataques, y hasta la muerte. No se recomienda agregar en forma reiterada pescado crudo a la dieta de un gato.

Los restos de comida tampoco proporcionan una dieta balanceada para los perros. Teóricamente no se deberían suministrar estos restos de comida. Los dueños que le suministran restos de comida no deberían darle más del 10 por ciento de la ingesta diaria de alimentos del animal.

Aunque los perros disfrutan de la carne, no es una dieta balanceada. La carne cruda puede contener parásitos y la carne cocida puede contener mucha grasa y no cuenta con un equilibrio adecuado de nutrientes.

El hígado crudo, suministrado diariamente en grandes cantidades, puede causar una intoxicación de la Vitamina A en los perros. Esto realmente sucede si a este alimento se le suma una dieta completa y balanceada que ya contiene bastante Vitamina A.

No le debería ofrecer a los perros huesos pequeños blandos (de cerdo o pollo), porque se pueden astillar y quedar alojados en la boca o garganta.

Autor: FUTBOLARGENTINO10

Deja una respuesta