VOLKSWAGEN SURAN SDI DIESEL – FICHA TÉCNICA – CARACTERÍSTICASA

El Suran sale desde 2006 del Centro Industria que VW tiene en General Pacheco, provincia de Buenos Aires. El vehículo de producción argentina, que demandó un desembolso de $300 millones, se exporta a Brasil, México y países del norte de África.

 

UN DISEÑO ENTRADOR, BUEN CONFORT DE MARCHA, MUCHO ESPACIO INTERIOR, EQUIPAMIENTO LOGICO Y UNA MECANICA SIMPLE Y SUPER RENDIDORA LE DAN AL SURAN DIESEL CHAPA PARA SER REFERENTE DE UNA CATEGORIA (DIESEL) CON POQUISIMOS OFERENTES. CON LOS ?TOQUES? EN LAS LISTAS. NI MORENO PUEDE DECIR QUE ES MUY BARATO. PERO SI SE LO USA DEBIDAMENTE SE AMORTIZA SOLO? Y CON LA PROLE RE-FELIZ.

 

Quien compra un vehículo capaz de recorrer en al ruta -y a velocidades legales- 15 kilómetros con un litro de gasoil, de poco le sirve o importa que su velocidad final no sea la mejor del segmento o que las mediciones de recuperación en autopista lejos estén de producir desplazamientos de masa encefálica. Ese cliente sonreirá, pletórico, cuando en las vacaciones llegue a Mar del Plata con menos de 25 litros con la familia cómodamente instalada y sin tener que dejar ningún bolso por falta de espacio.

Ahí está el punto. Podemos instalarnos en el atril teórico de la performance que debería entregar un Diesel en el siglo XXI y enunciar fríos postulados. El argentino clase media, que sobrevivió y tiene alguna aspiración -y hace el esfuerzo por trepar al Diesel busca otra cosa. Sin perder el ojo crítico trataremos pues de desentrañar que trae entre manos este Suran SDi.

El Suran llegó y rápidamente se instaló como uno de los preferidos del público local, trepando en el ranking de ventas y haciéndose un lugar a fuerza de no ser fácilmente tipificable: la teoría dice que es la rural del Fox (asunto que enoja hasta límites importantes a la gente de VW), pero no es menos cierto que es se ubica cerquita de los monovolúmenes y hasta puede cantarle el real envido a otros rara avis caso el EcoSport de Ford.

Durante diez días tuvimos un Suran SDi Highline (la versión full con el opcional de tapicería de cuero) y la verdad es que lo gastamos. Es el auto ideal para hacer muchos kilómetros de manera absolutamente lógica si anteponemos en la ecuación espacio-rendimiento- confort es verdad que se extrañan algunos kilómetros más de velocidad final (sobre todo a la hora de sobrepasar a vehículos más lentos) pero la autonomía que le dan los 50 litros y el miserable consumo, son argumentos imbatibles.

El que llega a un Suran materializa, posiblemente, la inocultable emoción de subirse por primera vez a un cero kilómetro, sus motivaciones y deseos son especiales. Trataremos de ponernos en esa piel y contarte que te da y que te quita este VW que por $67.000 puede ser tuyo.

 

DISEÑO ***1/2

Su parentesco con el Fox es innegable, sin embargo traza un camino propio y, a tono con estos tiempos, tiene trompa corta y voluminosa, parabrisas muy lanzado, techo altísimo (garantía de excelente habitabilidad) y remate abrupto pero sin perder los trazos curvos. Es claro que en la calle gusta y resuelve muy bien relación tamaño-espacio; las llantas de aleación le caen bien y los paragolpes a tono le aportan elegancia.

En el interior el puntaje cae un poco: tiene pinta de canchero y descontracturado, (minimalista marketing dixit) pero lo cierto es que no puede disimular lo espartano de muchas soluciones (tablero, contrapuertas, comandos de la consola central).

 

SEGURIDAD ***

Esta versión full, con un precio que lo ubica demasiado por arriba en su categoría, tiene lo que un potencial comprador exige en el primer sobrevuelo: dos airbags, ABS, cierre automático de puertas, luces antiniebla pero cuando nos ponen a rastrear punto a punto asoman alguno grises como la ausencia de ganchos Isofix (en una vehículo que se presume familiar y se vanagloria de ser familiar es casi imperdonable), un tercer pasajero trasero que no goza los beneficios de un cinturón inercial ni apoya cabezas, testigo de cinturón abrochado caramba.

Dinámicamente cumplió lo esperado. Justo es razonar que, a menor performance de este Diesel respecto que su hermano naftero, los frenos responden por lógica de manera más eficiente y el chasis tiene más paño para exprimir los 64 CV.

Luces (cortas y largas) acordes a las velocidades que desarrolla y limpiaparabrisas que sólo se mostraron comprometidos en esos diluvios de campo que asolan cada tanto. Nos gustó la visibilidad en 360°, por más que los espejos, siguen la tradición inexplicable de la marca y ahorran superficie innecesariamente.

 

CONFORT ***

Ambos ejes están puestos a punto para lo que el MERCOSUR propone como realidad vial: recorridos generosos, desarrollos mullidos que privilegian la absorción de irregularidades y logran su cometido: es realmente poco lo que llega al habitáculo desde las Continental que calza de fábrica.

A nivel eólico (relación máquina-viento) asoman algunos silbidos a la altura de los marcos de las puertas delanteras. El motor, como en ruta siempre va forzado, también aporta lo suyo? pero tampoco hay que andar a los gritos en el amplio habitáculo.

El entorno es agradable y, check list en mano, aparecen varios casilleros que bien podrían llevar la X de equipo de serie. La tapicería de cuero se aguanta el tránsito de niños; golosinas; mascotas; etc. y se lava con cierta facilidad. Macanudo el cajoncito debajo de la butaca del conductor, útil la guantera pero se hace evidente la ausencia de más portaobjetos. Un rubro en el que en vehículos familiares/ monovolúmenes nos ponemos particularmente exigentes ya que se disfrutan en familia y los que viajan atrás adquieren otro protagonismo.

El volante multifunción siempre es bienvenido, lo mismo que la posibilidad de reproducir MP3, pero anoten que en breve comenzaremos a exigir como lógico y natural puerto USB de serie para no tener que bajar nuestra música a CD. El detalle sorpresa El reóstato trabaja también con las luces de la consola central y el audio lo que permite poner el exacto tono de luz nocturna de quien maneja. Los hay que van al 100 % con todas las luces y los que prefieren el instrumental apenas visible.
El one touch de las ventanillas está repartido: dos adelante sí, dos atrás no.

 

POSICION DE MANEJO / HABITABILIDAD / BAUL ****1/2

Un ítem que a veces conviene desglosar porque el promedio final no siempre refleja de modo cabal el punto a punto. La posición frente al volante se ve facilitada por la doble regulación del volante (altura y profundidad) y la butaca basculante. El cojín no es muy generoso para los más voluminosos de asentaderas. Puestos a poner primera y salir, resulta evidente que el apoyo lateral y lumbar son exiguos (se nota en los viajes largos o después de varias horas sin bajar). Los más enjutos contentos: el asiento queda alto aún en la posición más baja. Incluso la del mismo acompañante también se despega en demasía del suelo (un truco para transmitir seguridad/autoridad).

El puntaje en habitabilidad es para poner en el cuadrito del pasillo de casa: diploma, medalla y beso. Cómodo y bien dispuesto, todos van felices.

El baúl tiene gran capacidad y cómoda resulta su boca de carga, por distancia al suelo y amplitud. Para dar una idea: hasta la línea de la bandeja cobertora superior hay 570 mm y la profundidad llega a los 750 mm. Los asientos rebaten mitad y mitad ahora bien, es  muy poco práctico ya que obliga a realizar la maniobra desde el baúl, no desde el habitáculo- y resulta complicada (para más obliga a leer el manual porque el sistema eventualmente puede lastimar los dedos). Engorroso y poco elegante.

Prolija presentación del neumático de auxilio (llanta de chapa) con bandejas guarda cosas.

 

TERMINACION / INSTRUMENTAL **1/2

Moderno y escaso. Este auto, por precio y segmento, se merece un tratamiento más jerárquico que el de un Gol Power. Es un faltante de importancia, sobre todo en un Diesel, el indicador de temperatura (¿?). De día nos gustó pero a la noche la iluminación rojiza nos cayó muy bien.

Los plásticos no desentonan con la media del segmento sucede que la media es bastante pobre a nivel MERCOSUR y sólo el Fit de Honda muestra un grado de esmero evidente. Es claro que desde hace 10 años es la variable del ajuste de la categoría auto chico fabricado en la región: lindos y modernos por fuera por fuera (que es lo primero que se ve), minimalistas por dentro. En el particular del Suran, los contrapuertas de plástico de correcta calidad- son de una pieza y no se combinan con tela o con otro plástico.

Out: las perillas de los controles de climatización: a marzo y previa. In: el tratamiento de los porta-mapas y la puerta del conductor, con todos los comandos (espejos y vidrios) a mano.

VOLKSWAGEN SURAN SDI DIESEL - FICHA TÉCNICA - CARACTERÍSTICASA

COMPORTAMIENTO CIUDAD ****

Súper dócil y divertido de llevar. El motor (uno de los poquísimos exponentes sin turbo) tiene poca potencia pero es sincero: la entrega siempre, aún desde bajas rpm. Es muy progresivo, si se le capta el tono, no hace falta acelerarlo a fondo, con tenerlo en la franja de vueltas donde el par motor mejor se manifiesta va feliz entre el cardumen capitalino; empuja parejito y solidario, sin tener que espera el soplido de ninguna turbina, antes de las 2.000 rpm respira y hasta las 3.500 respira contento. El consumo, si se lo cuida un poquitín, es casi irrisorio.

Cuando el tránsito se agiliza y circulamos en avenidas rápidas se debe aprovechar bien cada cambio para no perder el ritmo. La dirección es rápida y los frenos llegan bien. Suspensiones pensadas para no perdonare cunetas, lomos de burro, etc. Copia seguro, sólido y abajo no toca nunca. Una tranquilidad vea.

El comando de caja es suave y preciso; cuando la apuramos desaparecen algunas sutiles asperezas. Si castigamos el embrague no lo hace sentir en su rendimiento: ni patina ni pierde pedal.

 

COMPORTAMIENTO AUTOPISTA ***1/2

Es sólo cuestión de saber que se tiene entre manos. Cambia la cuenta y la forma, no el tiempo final para arribar a destino. Nos explicamos: tiene una velocidad limitada (igual la el tope permitido legalmente es de 130 km/h para nuestras autopistas) pero una gran autonomía. Ergo: si sabemos mantener el ritmo y no paramos por opcionales a la larga nos arrimamos al promedio de autos más ligeros. Signo evidente, desde ya, en periplos de más de 500 km.

 

Sobre los 150 km/h el cuentavueltas queda apoyado en la zona rojalo que indica que se aprovecha cada caballo de potencia al límite. Pedir una marcha más que baje las pulsaciones es impracticable: a la mínima brisa en contra obligaría a bajar una marcha, de poco serviría. En definitiva: lo que hay son 64 CV y están aprovechados al máximo.

 

A pesar de los generosos recorridos de suspensión es sincero, leal en su comportamiento a velocidades medias en curvas. Seguro, dócil, bien plantado de dirección: a donde se le apunta va. Realmente cómodo y agradable, se disfruta.

 

PRECIO ***

Antes del efecto campo el precio orillaba los $60.000. Hoy el incremento lo lleva $7.000 arriba de esa cifra. ¿La ventaja? Casi no hay oferta de Diesel entre sus competidores. ¿La contra? Con la mínima brecha entre el precio de la nafta y el gasoil los kilómetros que amortizan la inversión inicial se estiran demasiado. La garantía es de las cortas, mercería más.

Si sos el de los que como en el viejo VW 1500 anda, anda y anda no lo dude este Suran, a medida que pasan los (miles) de kilómetros más satisfacciones le entregará. Sus faltantes y limitaciones son claras y transparentes: el que acepta no se queja y disfruta más por lo que tiene que por lo que le falta.

 

Motor  Diesel 1.9
Potencia  64 CV/ 47 (4.000 rpm)

Velocidad máxima (declarada)  156 km/h

 

Aceleraciones           

0-100 km/h        17,6 seg.

0-400 metros    20.0 seg.

 Recuperaciones                

80-120 km/h en 4ª      15,1 seg.

80-120 km/h en 5ª      22,7 seg.

Consumo/Autonomía                 

A 130 km/h        15,2 km/l 760 km

Ciclo urbano      14 km/l 700km

Mixto ciudad/ruta        13,8 km/l 690km

Error velocímetro Promedio    3,9%

Autor: ANTIQUARIUM2

Deja una respuesta