ALIMENTACIÓN DE LOS PERROS CON GRAN ACTIVIDAD FÍSICA

Programa de Alimentación

El perro con gran actividad física utiliza una gran cantidad de energía, la cual debe ser adquirida por medio de una dieta nutritiva y de buena calidad.

Para obtener la energía necesaria, este tipo de perro puede necesitar dos o tres veces más calorías por kilo de peso que la que puede requerir un perro con actividad normal. El darle al perro activo toda la alimentación que necesita para asegurar su buen estado físico y su estamina, no significa que llegue a tener sobrepaso.

Amaestrar al perro para un desempeño determinado puede ser menos estresante si el perro ha sido mantenido en buena condición física fuera de la temporada. Esto incluye una buena alimentación con comida comercial y ejercitación apropiada.

Un programa de alimentación exitoso está determinado, en parte, por el nivel de actividad del perro. A causa de su bajo contenido calórico las dietas de manutención para perros adultos que no están preñados o dando de mamar, generalmente no son apropiadas para perros con gran actividad física. Cualquier tipo de dieta que es nutricionalmente completa y balanceada para todos los niveles de vida podrá proveer una adecuada nutrición para el perro que es un “atleta ocasional de fin de semana”.

Los perros que tienen una actividad posada o en largos períodos de caza necesitan una dieta formulada con energía extra, la que los ayudará a mantener la estamina y el buen estado físico. Las comidas secas con alta densidad de nutrientes deben contener por lo menos un 25% de proteínas, 1750 calorías y niveles elevados de vitaminas, minerales y grasas. Las dietas comerciales tales como Purina Hi Pro Dog®, Purina Pro Plan® Performance y Brand Dogs Foods han sido formuladas para satisfacer estas necesidades nutricionales y tienen una densidad nutricional mayor, lo que significa que el perro puede consumir la cantidad de comida que necesita para enfrentar mayor desgaste físico.

Generalmente, el perro normal podrá obtener la nutrición que necesita si come una vez al día. El perro activo deberá comer dos veces al día para obtener su condición física normal. Mezclar la comida seca con agua incrementará su sabor y hará que el perro consuma más comida, lo que ayudará a mantener su buen estado físico.

Los problemás digestivos pueden aparecer si el perro es alimentado inmediatamente después o inmediatamente antes de un período de actividad física exigente. Un perro con mucho desgaste físico puede ser alimentado con una comida frugal dos o tres horas antes del desarrollo de la actividad, y luego déle la ración restante una vez que el perro se haya calmado y haya descansado. Alimentarlo demásiado cerca de los períodos de fuerte actividad física puede desembocar en un bajo rendimiento y en problemás digestivos que derivarán en diarreas y vómitos.

Cuando un perro trabaja vigorosamente durante extensos períodos, como por ejemplo cuando caza o cuando tira de un trineo, puede sufrir de hipoglucemia (un descenso anormal del azúcar en la sangre), fatigarse o estar desorientado. Algunos perros suelen tener convulsiones.

Algunos propietarios de perros creen que dándole un dulce pueden prevenir estos problemás. Esto puede ser peligroso porque el chocolate contiene teobromina, la cual puede ser tóxica para el perro. Este tipo de problemás pueden prevenirse dándole bocadillos o pequeñas cantidades de comida seca en forma periódica durante períodos prolongados.

El perro debe tener agua fresca a intervalos frecuentes. Siempre lleve agua con Ud. si sospecha que no será fácil conseguir agua limpia y fresca. Sin embargo, debe evitarse la ingestión excesiva de agua justo antes de un período de trabajo pesado. Inmediatamente después de trabajar, déle a su perro agua fresca (no fría) y déjelo que repose un rato. Cuando un perro no está trabajando, siempre debe tener un recipiente con agua limpia y fresca.

Cuando a un perro se lo alimenta con una comida completa, balanceada y de buena calidad, no es necesario darle suplementos vitamínicos o de minerales. De hecho, la sobrecomplementación puede ser peligrosa para un perro normal y saludable que se alimenta con una dieta nutricionalmente completa. Los suplementos vitamínicos y de minerales deben administrarse solamente en circunstancias especiales y siempre bajo la supervisión de un veterinario.

Tenga en cuenta las instrucciones en los envases de comida para perros como si fueran un método práctico para determinar la cantidad con la que debe alimentar a su perro. Debe darle la suficiente comida como para que la termine en un tiempo razonable. Si comienza a engordar, reduzca la cantidad de las ingestas. Si adelgaza y no tiene problemás de salud, incremente la cantidad de la ingesta.

El clima frio y el perro activo

Las temperaturas exteriores pueden influenciar en la ingesta de su perro. Las investigaciones de Purina demuestran que los perros que pasan la mayor parte del tiempo afuera consumen alrededor de un 30% más de calorías desde junio a agosto que durante los meses de diciembre a febrero. Como regla general, los perros necesitan alrededor de un 7.5 % más de calorías cada 10º menos de temperatura.

Una capa delgada de grasa provee una capa de aislamiento a su perro. Si Ud. puede sentir al tacto las costillas de su perro, es porque quizás esté muy delgado para la cacería en bajas temperaturas. Consulte a su veterinario. Haga lo contrario en verano, cuando el problema puede ser la obesidad.

Alimentación fuera de temporada

Algunos propietarios de perros preguntan cómo deben alimentarlos fuera de temporada. Esto puede hacerse de dos maneras, pero se deben tomar ciertas precauciones para ayudar a prevenir la incomodidad o las molestias digestivas de su perro.

Si continúa alimentándolo con una dieta abundante en energía fuera de temporada, reduzca la cantidad. Sin embargo, tenga en cuenta que el estómago de su perro reducirá o aumentará su volumen durante un período de tiempo dependiendo de la cantidad de comida que consuma por día.

Cuando se reducen los niveles de alimentación al final de la época de cacería, el perro puede experimentar una sensación de hambruna hasta que su estómago se haya reducido lo suficiente.

Por el contrario puede experimentar una desagradable sensación de haber comido demásiado cuando los niveles de alimentación se hayan incrementado al comienzo de la época de cacería (hasta que su estómago se haya distendido).

Estos períodos de molestias pueden ser remediados. Al final de la época de entrenamiento-cacería, aliméntelo con pequeñas cantidades todos los días y, gradualmente, redúzcalo a una sola ingesta. Al comienzo de la época de entrenamiento-cacería incremente gradualmente la cantidad de comida en pequeñas ingestas por día hasta llegar a una sola ingesta apropiada para el nivel de actividad del perro.

Los beneficios de alimentación durante todo el año en una sola ingesta no se basan en la idea de encontrar más de una comida que se adecúe a su perro y eliminar el riesgo de molestias digestivas o la negativa a comer, lo que puede surgir a causa del cambio de dieta.

Si decide cambiar las dietas fuera de temporada, escoja una comida de buena calidad como agregado que sea nutricionalmente completa y balanceada para todos los niveles de vida y que contenga al menos un 20% de proteínas y 1.600 calorías por cada medio kilo de comida, como por ejemplo Purina Dog Chow® comida para perros. Cuando hace un cambio de dieta para satisfacer el cambio de actividad según la estación, realice este cambio de manera gradual durante un período de 7 a 10 días. Cada día reemplace mayor cantidad de la comida acostumbrada por la ración de comida utilizada fuera de estación. Este cambio lento minimiza la posibilidad de problemás digestivos o la negativa a comer.

Autor: FUTBOLARGENTINO10

Deja una respuesta