CAJA FUERTE O CAJA DE SEGURIDAD? CUÁL CONVIENE MAS?

Esta guia, está destinada en ayudar a aquellas personas que estan pensando en comprar una caja fuerte o caja de seguridad, ya sea para uso hogareño o laboral.
Muchas veces se tienen objetos de valor que a pesar de no tener un valor de consideracion como para dejarlos en un banco, sí requieren de ser inaccesibles frente a terceros para evitar que estos elementos de valor sean sustraidos o de conocimiento publico.


 

Razones para necesitar una caja de seguridad o caja fuerte:

Una caja de seguridad o caja fuerte, está diseñada con el propósito de almacenar y proteger artículos de valor o importancia. Estas cajas muchas veces guardan información vital de una empresa, también atesoran objetos de valor monetario y/o sentimental de las personas.


 

Que protección pueden ofrecer las cajas de seguridad de oficina:

  1. protección contra herramientas de percusión y sopletes. Este tipo de blindaje esta diseñado para resistir ataques con herramientas sofisticadas para violar la seguridad de las cajas. En mi opinión, la protección se logra mediante una adecuada combinación de diferentes materiales, como, acero en su parte externa e interna seguida por un relleno da base de concreto de una dureza superior lograda con la mezcla de otros componentes especiales y mecanismos de cierre especiales con rebloqueo.
  2. Protección contra incendios. Este tipo de blindaje ofrece protección contra incendios, protegiendo documentos y elementos de informática o almacenamiento magnéticos e datos. Para que la caja ofrezca esta caracteristica, deberá ser de carácter ignifuga. Este tipo de cajas son resistentes al fuego y suelen ser de un valor monetario superior a las cajas utilizadas comúnmente.
  3. Protección combinada. Este tipo de blindaje es la conjunción de los anteriores, agregando a una protección de las características de la primera con condición refractaria de la segunda, logrando como resultado el blindaje ideal en una sola caja.

 


 

Que tipo de cajas fuertes o de seguridad se pueden encontrar

Las cajas de empotrar: este tipo de cajas, como ya indica su propio nombre, van empotradas en un muro que sea macizo o incluso en el suelo. Lo normal es esconderlas detrás de un cuadro, una falsa pared, etc…
Lo recomendable en el caso que se decida esconderla en el suelo, es que quede tapada por un falso suelo y encima una alfombra, una mesa o cualquier otro mueble, de esta forma, no estará expuesta frente a terceros.

Las cajas de sobreponer: este tipo de cajas se ven en su totalidad ya que simplemente son atornilladas sobre una superficie. Son las típicas que nos podemos encontrar en el interior de un armario de la habitación de un hotel.

Los cajetines de caudales: son las cajas más pequeñas y menos seguras. Son simples cajas de chapa, normalmente con un asa para transportarlas y una cerradura de llave de sierra.

Cajas con combinación mecánica: en mi opinión, este es el sistema más clásico de cajas fuertes y funcionan con una combinación numérica que seleccionaremos girando la ruedecilla, posteriormente abriremos los pasadores con la llave.

Cajas con combinación electrónica: El fácil acceso a nuevas tecnologías acercan a la masa un nuevo modelo de cajas fuertes, cuyos  cierres electrónicos nos permiten elegir un código de apertura de entre unos 10.000+/- millones de posibles combinaciones dependiendo de si es una combinación de 4 a 10 cifras, con lo cual, un ladrón lo tendrá muy difícil para abrirla.
A su vez, los modelos mas completos de este tipo de cajas, permiten también abrir la misma con una llave de seguridad, lo que permite que ante cualquier inconveniente con la combinación de la caja, las pertenencias que se encuentren dentro puedan ser removidas a necesidad.


Consejos para la instalacion de una caja fuerte.

Antes de escoger cualquier caja fuerte debemos saber en que lugar de nuestra vivienda o local la podremos colocar. Debemos averiguar que paredes son macizas y donde tenemos pilares.

Tomar las medidas: tomaremos las medidas del frontal de la caja añadiéndole 5 cm en cada lateral, 10 cm en la base y 15 cm en la parte superior y las traspasaremos a la pared con un nivel de burbujas. colocar. Debemos averiguar que paredes son macizas y donde tenemos pilares.

Comprobar el lugar decidido: cuando tenemos decidido el lugar donde queremos colocarla comprobaremos que la profundidad de la pared sea la apropiada para encabir la caja. Para ello haremos un taladro en la pared con una broca de widia de una largada superior a la profundidad de la caja.

Abrir el agujero: con una maza y un cincel iremos siguiendo las marcas de lápiz y abriendo el agujero de la pared. Como ayuda podemos ir haciendo
agujeros con el taladro para ir rompiendo y debilitando la pared

Cortar los ladrillos: con las medidas justas del agujero iremos cortando y adaptando los ladrillos. Lo haremos dando unos golpes secos sobre la línea marcada con la paleta de canto.

Fijar los ladrillos: una vez los ladrillos ya estén cortados a la justa medida los iremos pegando con yeso. Empezaremos por el suelo y continuaremos con las paredes.

Presentación de la caja: una vez seco el yeso colocaremos un plástico o un aislante de aluminio en el interior del agujero y que sobresalga por el frontal con el fin de proteger la caja de los productos que utilizaremos durante su fijación.
Nivelar la caja: insertaremos la caja en el agujero con unas cuñas en su base y colocaremos el nivel de burbujas en su parte superior. Iremos ajustando las cuñas hasta que la caja nos quede totalmente plana y totalmente enrasada con la pared.


Consejos para empotrar una caja fuerte

Con que fijar la caja: en una cubeta pastaremos el hormigón. En unas proporciones de 1 parte de cemento, 3 partes de arena de río y 6 partes de grava que mezclaremos a medida que vamos añadiendo agua poco a poco.
Fijar la caja: con el hormigón ya pastado lo iremos echando por el hueco que tengamos alrededor de la caja empezando por la parte superior y desplazándolo por los laterales. Con la ayuda de un listón iremos empujando y compactando el hormigón hacia el fondo.
Para más seguridad: como refuerzo podemos colocar unas varillas de acero de unos 10 ó 12 mm de diámetro antes de aplicar el hormigón. Para que queden bien fijadas haremos unos orificios en los ladrillos laterales donde alojaremos los extremos de las varillas.
Últimos acabados: al cabo de 48 horas el hormigón ya estará completamente seco y endurecido, entonces pastaremos yeso negro y lo aplicaremos con una llana por todo el perímetro de la caja. Cuando éste se haya secado procederemos de la misma manera pero con yeso blanco.
Acabado final: cuando el yeso blanco esté completamente seco ya podremos pintar la pared del color deseado y si queremos, tapar la caja con algún mueble decorativo.

Autor: AQUIAHORA

Deja una respuesta