CÓMO ELEGIR EL EQUIPO DE MÚSICA ACORDE A MIS NECESIDADES

Elegir un equipo de música no es nada fácil, sobre todo por la complejidad del mundo de la alta fidelidad y por la gran variedad de marcas y modelos que existen en el mercado.

Lo fundamental siempre es la calidad de los componentes y no las funciones, algunas de las cuales apenas sirven para otra cosa que para elevar el precio del equipo. Para facilitarte tu compra, te presentamos esta guía.

En cada uno de los siguientes apartados te damos a conocer algo más sobre los equipos de música:

1.- Historia y curiosidades

La difusión del registro y reproducción del sonido hace su aparición a finales del siglo XIX.

En 1877, el norteamericano Tomás A. Edison construyó y patentó por primera vez un medio para poder grabar el sonido y luego reproducirlo. Lo llamó fonógrafo. A partir de ese año, muchos ingenieros, artistas, comerciantes, científicos, cantantes y operarios colaboraron en el desarrollo de ese invento casi mágico del siglo, dando el primer gran impulso a estas máquinas parlantes.

En trece años contados desde el nacimiento del fonógrafo, se utilizaron tres tipos de materiales como soportes para la grabación y reproducción del sonido: el papel de estaño fue el primero, le siguió el tubo de cartón parafinado y después, en 1890, el cilindro de cera macizo, que sería finalmente el encargado de comenzar con la difusión comercial fonográfica.

En 1888, Emilio Berliner registró y patentó una máquina parlante que también grababa y reproducía el sonido. La diferencia era que no usaba el cilindro como soporte de la grabación, sino un disco plano. A esa máquina la bautizó con el nombre de gramófono. Las ventajas de este invento fueron comparadas con las del fonógrafo y su cilindro: menor costo de producción de ambos elementos, un mecanismo más simple y una producción menos complicada.

La verdadera  evolución del sistema comenzó en 1928, cuando el ingeniero alemán Fritz Pfleumer patentó la primera cinta magnética,  formada por una capa de hierro magnetizable que se depositaba sobre una cinta de papel. En 1932, la empresa alemana A.E.G. realizó los primeros ensayos para la construcción de grabadoras de cinta. La firma IG Fabenindustrie propuso utilizar como soporte una cinta plástica: el acetato de celulosa.

En 1935, el magnetófono hizo su primera aparición pública en la Exposición Radiotécnica de Berlín, pero cinco años después se dio el pasodecisivo. H.J. von Braunmuhl y W. Weber introdujeron la premagnetización de alta frecuencia, que permitió una notable mejoría en el sonido. Los primeros magnetófonos comerciales aparecieron en 1950 y eran de carrete de cinta abierta. En 1963, Philips lanzó los primeros grabadores para cintas en casetes.

El problema de estos sistemas era que el cabezal o la aguja tenían un contacto directo con el material grabado, con lo que se iban deteriorando por el rozamiento. Además, era muy fácil que algún factor externo los rayara o desmagnetizara. Por eso se inventó el CD, el CD-regrabable y los posteriores DVD’s, que acabaron con el problema de la fricción. Los CD’s ocupan mucho menos y tienen el mismo tiempo de grabación, y en los DVD?s este tiempo de grabación es muy superior.

2.- Tipos, funciones y características

Los tres tipos de equipos de música que puedes encontrar en el mercado son:

Minicadenas

Están cada vez más de moda. Son prácticas y económicas para aquellas personas que no tengan un oído excesivamente afinado o para jóvenes que escuchen todo tipo de música.

El precio de este tipo de aparatos varía entre los 210 y los 480 euros y sus prestaciones suelen ser muy similares en todos los casos. Disponen de un amplificador, altavoces, lector de discos compactos, doble pletina y radio. Lo único que varía, normalmente, es el número de discos compactos que se pueden poner a la vez -entre uno y seis- y la potencia de los altavoces.

Este tipo de equipos ofrece varios problemas al aficionado exigente:

La calidad del amplificador y de los altavoces es generalmente mediocre y si se avería una sola de las piezas hay que llevar todo el equipo a reparar.
La mayoría de las minicadenas que existen en el mercado no disponen de plato para discos de vinilo. Si quieres escuchar tus viejos discos, ten cuidado, pues aunque te digan que se puede conectar un plato a la salida auxiliar, debes saber que normalmente se pierde mucho sonido. Es preferible comprar una minicadena que disponga de la opción ?phono? en el amplificador, ya que mejorará la calidad.

Sus mayores ventajas son: el poco espacio que ocupan, su estética y que todas las funciones se pueden controlar generalmente a través de un único mando a distancia.

Cadenas midi

Se llaman así los equipos de música con un tamaño superior a las minicadenas cuyos componentes son independientes, todos de la misma marca y se venden juntos (nunca por separado). Puedes encontrar estos equipos por menos de 600 euros. La única ventaja frente a las anteriores es que los altavoces son de más calidad.

En este tipo de cadenas los fabricantes incorporan las últimas novedades tecnológicas, como puede ser el sistema ?Pro Logic? (sonido envolvente a través de 5 ó 7 altavoces), que no suelen resultar útiles, ya que los canales de los altavoces no están compensados y no alcanzan el efecto deseado.
Equipos a medida

Es la opción más interesante. No sólo obtendrás más calidad de sonido, sino que estarás seguro de comprar un equipo con larga vida por su calidad electrónica y mecánica. Aquí los precios son muy dispares, desde 1.040 a 3.065 euros.

3.- Consejos de compra

A la hora de elegir un equipo entre la amplia oferta del mercado, es conveniente conocer las prestaciones de todos sus componentes:

1. El amplificador. Es la parte más importante del sistema ya que si es bueno, garantiza una mejor calidad de sonido. Cuanto mayor sea la potencia, menores serán las distorsiones con el volumen alto. Con una potencia de 2 x 50, la calidad de sonido es satisfactoria.

Si lo que se quiere es una sensación de sonido envolvente, el aparato debe contar con un sistema que ejerza la función central de un sistema de ?cine en casa? (Dolby Prologic, Dolby Digital, DTS…).

2. Los ecualizadores. Los amplificadores deben contar con ecualizadores que maticen el  sonido. Todos los equipos cuentan con una serie de ecualizaciones predefinidas o automáticas. Sólo algunos modelos contienen un sistema con un ecualizador manual que permite la graduación del sonido a gusto de usuario.

3. Los altavoces. Deben poder responder siempre a la potencia de salida del aparato. La potencia de los altavoces debe ser similar o superior a la del amplificador.

4. Bandeja de CD’s. Cada vez más modelos ofrecen la posibilidad de introducir más de un CD. Al realizar una grabación de CD a casete, el aparato debe realizar una grabación sincronizada entre el reproductor de CD y la pletina. Otras funciones del CD son la reproducción aleatoria de canciones, la posibilidad de programar el orden o la función de editado automático en la grabación de casete.

5. Capacidad de memoria del sintonizador. El número de emisoras que se pueden grabar en la memoria para su inmediata localización en el dial variará de un modelo a otro. Los hay que tienen una capacidad de hasta 90 opciones, lo que puede resultar interesante para algún usuario.

6. Las pletinas. Casi todos los modelos cuentan con doble pletina, una para reproducir y otra para reproducir y grabar. Una ventaja importante es que ambas pletinas sean autorreversibles. Hay aparatos que disponen de buscador de espacios en blanco, que ayuda a la localización de las canciones.

7. Dolby. Es un sistema reductor de ruido, que limpia el sonido de las cintas  y mejora la calidad del sonido, tanto de reproducción como de grabación.

Una vez conocidos los componentes, te ofrecemos algunos consejos:

Si vas a usar tu equipo para escuchar música seriamente y sin distracciones, conviene combinar componentes individuales: podrás elegir los mejores altavoces, principales determinantes de la fidelidad.
Si tienes un presupuesto estrecho, puedes recurrir a un mini-sistema o comenzar con una combinación básica de componentes individuales.
Conviene reservar el mayor presupuesto para la inversión en los altavoces. Y consultar precios en varias tiendas.
Si vas a colocar tu equipo en un ambiente grande o muy tapizado, compra más potencia que para un ambiente menor o con superficies duras.
Si lo vas a usar para escuchar música fuerte con muchos graves (sea Bach o rock), necesitarás más potencia, tanto en el equipo como en los altavoces.

4.- Consejos de uso
Sitúa los altavoces a la altura de tus oídos. Por encima o por debajo de ellos no percibirás plenamente el sonido, pues se repartirá por la parte alta o baja de la habitación.
No coloques los altavoces juntos, ponlos a una distancia suficiente para que el sonido se reparta por toda la habitación.
El equipo de música es un aparato que se calienta con facilidad, por lo que es aconsejable no encastrarlo en un mueble; mejor dejarle aire alrededor.
Evita situarlo cerca de otra fuente de calor.
Si vas a conectar tu equipo al televisor, sitúa los altavoces a los lados, pero no coloques demasiado cerca los altavoces, ya que desprenden un campo magnético que puede reducir la calidad de los colores.
Evita colocarlo al aire libre o en un lugar húmedo, se pueden condensar gotas de agua en la superficie de los discos.

Autor: FUTBOLARGENTINO10

 

Deja un comentario