CUIDADO Y MANTENIMIENTO DEL CITROËN DYANE

La historia del Citroën Dyane arranca en 1964, cuando Citroën observa un serio descenso en ventas de su popular 2CV y por lo tanto, para revitalizar las ventas, hacia falta poner al día este extraordinario modelo. De esta tarea se ocupó el equipo de diseño de Panhard, mítica firma absorbida ya entonces per Citroën. Las permisas de la dirección de Citroën eran claras, pues se pretendía realizar, con el mínimo de costes posible, una renovación del 2CV., aprovechando sus numerosas soluciones técnicas y estructurales. La estética también tenia que ser conservadora y continuadora del 2CV aunque había de ser puesta al día. Por fin, en agosto de 1967, se presenta el Dyane con un pequeño motor de 425cc.
Se pretendió realizar un modelo conservador, y por San Blas que lo consiguieron. El producto final resultó ser un coche tan conservador que ni incluso los clientes la diferenciaban del 2CV. Ya los problemas empezaron nada mas presentarlo a la prensa, pues las revistas especializadas definieron el nuevo Dyane como un modelo demasiado continuista y con unas mecánicas idénticas al modelo que se quiso sustituir, provocando una dificultad a la hora de situar este coche en la gama Citroën, pues entre el 2CV y el AMI 6 no había hueco para este modelo. Ante este chaparrón de críticas, Citroën trabajó duro en mejorar aspectos mecánicos, bifurcando la gama Dyane en dos subgamas, los Dyane 4 y Dyane 6 con motores mas potentes que el modelo inicial presentado en la prensa y con la intención de “maquillar” e intentar ganar vendas ante lo que parecía un fracaso estrepitoso de la constructora gala. Y como del árbol caído todo el mundo hace leña, se aprovechó el momento de criticas para acusar el interior del Dyane de poco acogedor y “oscuro” ya se solo disponía de dos cristales por cada lateral. Un problema y claro retroceso frente al modelo a sustituir, pues el 2CV tenia tres ventanillas laterales. Este error fue corregido por la incorporación a partir de 1969 de un tercer cristal lateral en la parte posterior.
Los primeros meses de vida del Dyane fueron muy duros, pues a pesar de los cambios introducidos, el publico continuaba sin ser seducido por el Dyane, pero la suerte estaba a punto de echar nuevamente una mano a Citroën, pues con la crisis del petróleo del 73, el consumidor se abalanzó en adquirir coches que no gastasen mucho, y ahí estaba el Dyane dispuesto a cubrir esta necesidad. No solo aumentaron las ventas del nuevo Dyane, sino que los clientes volvieron la vista atrás y observaron que el 2CV aun se fabricaba. Su bajo consumo y sus reducidos impuestos fueron claves para una segunda edad de oro de los 2CV / Dyane. Citroën aprovechó esta oportunidad y gracias a efectivas campañas publicitarias, dando la imagen acertada de coche polivalente y hasta un pelín todo-terreno. También fue muy acertada la idea de pintar el coche con una amplia gama de colores, ayudando a este coche a dar una imagen juvenil y desenfadada. Es tan fuerte la apuesta publicitaria que Citroën hace por su modelo que incluso en los primeros años de la década de los ochenta crea una estrategia nueva: realizar series limitadas con pintura de carrocería exclusiva o con transmisión 4×4 para plantar cara a Fiat con su pequeño Panda. Aparte, como en el 2CV, el Dyane tendrá también su practica versión furgoneta.
Finalmente, en 1983 se su fabricación y lo que al principio parecía un relativo fracaso, finalizó como un éxito, pues se vendieron un total de 200.000 unidades. Eso si… No logró sustituir al 2CV que aun le sobreviviría un año mas en fabricación.

CUIDADOS Y MANTENIMIENTO
—————————————

Lo mismo que expliqué en la opinión del 2CV sirve para el Dyane. Se trata de un coche con una base mecánica sencilla y que da pocos problemas, pero como todo coche necesita cierto amor, cuidado, cariños y un beso de buenas noches antes de acostarse.

Uno de los puntos débiles de su mecánica es la refrigeración del motor. El ventilador ha de estar en perfectas condiciones y si vemos que tiene alguna aspa rajada o rota, mejor cambiarlo de inmediato, pues un calentamiento excesivo de motor puede provocar serias averías.

Los plásticos utilizados por Citroën en el Dyane son en general de buena calidad, no obstante habremos de tener cuidado de los asientos, que son propensos a hundirse. Afortunadamente, se trata de una avería que cualquier mecánico, por malo que sea, es capaz de arreglarlo fácilmente y sin demasiado coste. En lo que respecta a carrocería, como en todo vehículo con algunos años a sus espaldas, hay que tener especial cuidado con la corrosión. Donde habitualmente primero aparece es en la zona bajo el parabrisas y en los bajos de la puertas. Hay que tener cuidado en esas zonas de tenerlas bien limpias y los canales de desagüe bien limpios. Otro detalle a tener en cuenta y que puede dar algún problemilla es la capota, que puede durar correctamente de diez a doce años si el coche duerme en garaje. Este periodo se ve drásticamente reducido hasta la mitad si nuestro Dyane se ve obligado a dormir con las estrellas como techo.

Actualmente, un Critroën Dyane todavía es un excelente coche para hacer pequeños desplazamientos o para ir de compras. Su contenido consumo y sus escasas averías hacen de él un clásico muy recomendable para uso diario y afortunadamente, al compartir muchos elementos mecánicos con el 2CV existen bastantes repuestos.

Autor: ANTIQUARIUM2

Deja una respuesta