ELECCIÓN DE LOS MEJORES PAÑALES PARA EL BEBÉ

Desde los pañales de bebé, los pantalones de entrenamiento hasta el inodoro adulto, todo bebé pasa eventualmente por su etapa de pelela de entrenamiento. En los tres a cuatro primeros años de vida, los padres necesitan muchas provisiones para hacer a su bebé sano y feliz. Desde pañales, toallitas de limpieza y cambiadores hasta los pantalones de entrenamiento y pelelas, los padres pueden encontrar todo lo que necesitan aquí, buenas ofertas incluidas.

Elige el tipo correcto de pañal

Cuando la fecha de parto de mamá se acerca, es hora de abastecerse de insumos para pañales. Si usar pañales de tela o pañales descartables, es una elección personal. Ambos tienen sus ventajas, así que puedes intentar con cada uno de ellos. Podrías terminar combinándolos a medida que tu niño crece. Aquí viene alguna información como para empezar.

Pañales de tela

  • Vienen en algodón, toalla o franela.
  • Pueden comprarse doblados o desdoblados.
  • Se sujetan con alfileres de gancho, velcro o cubiertas de pañal especiales.
  • Deben cambiarse enseguida cuando están sucios para prevenir irritación.
  • Deben ser enjuagados y luego lavado a máquina con agua caliente.
  • Pueden ser usados con fundas de pañales descartables para una fácil limpieza.

Muchos padres prefieren pañales de tela, sobre todo para el empleo diario en la casa, porque son más económicos que los pañales descartables. Algunos padres usan sus ahorros para tomar un servicio de limpieza de pañales de tela que recogen los pañales manchados y los entregan frescos, limpios y doblados.

Algunos padres optan por pañales de tela por motivos ambientales. Un bebé puede usar más de 5,000 pañales antes de la pelela de entrenamiento y la utilización de pañales de tela reduce los desechos que van a la tierra. Incluso hay padres que usan pañales descartables pero guardan los pañales de tela porque se pueden doblar y usar como baberos y toallas versátiles.

Pañales descartables

  • Se sujetan con tiras de velcro o cintas.
  • Cuando están sucios, se tiran.
  • Generalmente se usan en las guarderías.
  • Ayudan a prevenir la irritación dejando la humedad en una capa de gel, manteniéndola lejos de la piel.

Aunque son más caros que los pañales de tela es muy difícil superar la conveniencia de los pañales descartables, sobre todo durante un viaje. Las marcas famosas de pañales descartables son Pampers y Huggies.

Pañales para nadar

Para la piscina o la playa, los pañales para nadar reutilizables o descartables previenen escapes mientras los bebés juegan en el agua. Muchos natatorios requieren que los bebés lleven pañales para nadar, para proteger a los demás.


Arma tu stock de pañalería

Además de los pañales, muchos otros artículos de pañalería hacen que los pañales sean más fáciles, higiénicos y convenientes para papá y mamá. Aquí están algunos de los productos para bebé que puedes encontrar aquí.

  • Pañaleras: cuando estás fuera, de aquí para allá, es una gran ayuda tener una pañalera para mantener todo en su lugar. Las pañaleras vienen en varias formas y tamaños. También puedes encontrar toallitas de limpieza, alfileres de gancho, etc., para cuando sales de viaje.
  • Cambiadores: si estas en casa o sales, necesitas estar cómoda y tener un lugar limpio donde puedas cambiar el pañal de tu bebé. Los cambiadores vienen en muchas variedades, desde tela hasta vinilo. Algunos son descartables y otros son contorneados para impedir que tu bebé se dé vuelta.
  • Fundas para pañales de bebés: si usas pañales de tela, querrás usar las fundas para pañales de bebés o las toallitas para pañal. Estas te ayudan a prevenir escapes de los pañales reutilizables.
  • Forros descartables: también para usar con los pañales de tela, los forros descartables te permiten retirar los desechos sólidos para una limpieza más fácil del pañal.
  • Toallitas para bebés: el complemento obligado para los pañales son las toallitas para bebés, no solo para la limpieza durante el cambio de pañal si no también para limpiar cuando se babean, cuando se ensucian comiendo y con todos los otros pequeños líos que tu bebé puede crear.
  • Almacenaje y eliminación de los pañales de bebé: los apiladores de pañales de bebé te ayudan a mantener los pañales nuevos muy bien guardados mientras que los cestos para pañales de bebé y sistemas de eliminación vienen con fragancias y ayudan a mantener todo limpio cuando los pañales ya no están nuevos.
  • Pomadas y talcos para bebés: prevén la irritación y el salpullido por el pañal. No salgas sin tus artículos de cuidado de la piel del bebé. Mira abajo para ver más sobre la prevención del sarpullido por el pañal.
  • Bolsas plásticas, juguetes, broches de seguridad, etc.: puede ser provechoso viajar con bolsas de cierre hermético que te permitan guardar los pañales sucios mientras estés fuera de casa. Teniendo juguetes para bebés o sonajeros tu bebé puede jugar mientras lo cambias. Y hay provisiones como alfileres de gancho, cintas para pañal, etc., que podrías querer tener a mano. Todas estas provisiones para bebés -y más- están disponibles en MercadoLibre.

Prevén la pañalitis

La pañalitis es una incomodidad común en los bebés y aunque puedas tomar medidas para prevenirla, es probable que tu bebé la experimente al menos una vez durante sus primeros meses.

Ya que la piel del bebé es tan sensible, hay muchos factores que pueden crear la pañalitis. La levadura o las infecciones bacteriales son fuentes comunes, pero también la irritación simple por el pañal. Si tu bebé desarrolla una erupción severa (supuraciones, pus o llagas abiertas), ve a tu doctor.

Sigue estos pasos para prevenir la pañalitis:

  • Mantén seco al bebé. La mayoría de las pañalitis son causadas por la humedad, así que lo mejor es cambiar el pañal sucio cuanto antes. Cuando coloques el pañal asegúrate de que el aire pueda circular dentro. No uses plásticos herméticos ni cierres los pañales demasiado fuerte.
  • Se suave. Limpia a fondo, pero sin sobrelimpiar. Acaricia la piel seca; no la roces. Trata la piel del bebé con tanto cuidado como sea posible.
  • Evita los irritantes. Ten cuidado con las sustancias que toman contacto con la piel de tu bebé. Si le pones el pañal al bebé y la erupción se repite, debes intentar cambiar la marca del pañal. Lava los pañales de tela con agua caliente, pero no uses detergentes o suavizantes que pueden irritar la piel. Asegúrate de que las toallitas de bebé no tengan alcohol. Presta atención a las reacciones en la piel de tu bebé a las cosas que la tocan, así podrás descubrir y parar las fuentes de irritación.
  • Usa cremas o pomadas. Una buena pomada de barra como las de óxido de zinc blanco, mantendrá la humedad de la piel del bebé y es segura para usar con frecuencia. La pomada de petróleo también es eficaz, aunque se debe evitar el talco, ya que puede causar incomodidad respiratoria al ser inhalado por el bebé.
  • Detecta las alergias a los alimentos. Introduce alimentos sólidos de a poco y presta atención a los cambios en la sensibilidad de la piel del bebé.

Prepárate para la pelela de entrenamiento

Los niños se desarrollan a ritmos diferentes. Te avisarán cuando estén listos para comenzar el entrenamiento urinal, por lo general entre los dos y cuatro años. Lo mejor es dejarlos establecer el ritmo y usar estímulos positivos en todas las partes del proceso.

Determina si tu hijo está listo para la pelela de entrenamiento

Las siguientes señales indican si tu hijo está listo para el entrenamiento urinal:

  • Permanece seco durante varias horas (indica que los músculos de vejiga se han desarrollado).
  • Sigue instrucciones simples y puede subir y bajar sus propios pantalones.
  • Te avisa cuando tiene movimiento intestinal (indica un entendimiento de las señales físicas alrededor del baño).
  • Usa palabras para los movimientos internos vinculados a la orina y a las evacuaciones intestinales.
  • Demuestra interés en los hábitos de los adultos en el baño.

Equípate para el entrenamiento urinal con pelela

Cuando estén listos, necesitarás un asiento pelela y pantalones de entrenamiento. Los asientos pelela vienen en muchos diseños y colores para ayudar a que el entrenamiento sea divertido, pero las exigencias básicas son que sea un lugar cómodo para sentarse y que tenga un tazón desprendible que la mamá o el papá puedan vaciar en el inodoro.

Cuando tu niño está cómodo con una pelela, puedes encontrar asientos de retrete infantiles que se sujetan a los inodoros tradicionales para facilitarles la transición.

Cuando el entrenamiento para el baño está en marcha, es hora de comenzar a usar los pantalones de entrenamiento. Estos pantalones son fáciles de quitar y poner. Los pantalones de entrenamiento existentes absorben la humedad y son convenientes para los viajes o la guardería.

Los pantalones de entrenamiento de tela también pueden ayudar porque son incómodos y la sensación de los pantalones mojados anima a los niños a usar el baño. También asegúrate de cambiarlos cuando están sucios ya que con ellos también se puede presentar irritación.

Si buscas alguna guía sobre el entrenamiento para el baño, hay libros y videos para adultos y para niños que pueden ayudarte a trabajar cualquier problema que surja.

Consejos para la pelela

El entrenamiento para el baño sucede. Para los padres primerizos, el mejor consejo es ser paciente y dejarle al niño avanzar a su propio ritmo. Aquí están algunos consejos más:

  • No los apresures o compares a tu niño con otros: cada niño tiene su propio tiempo de entrenamiento para el baño. Los niños pueden estar listos en cualquier momento entre los 18 meses y los cuatro años. Esperar hasta que ellos estén listos ayudará a hacérselos más fácil.
  • Haz que la utilización de la pelela sea parte de la rutina de tu niño: permítele y anímalo a que se siente en el orinal varias veces mientras está vestido, incluso antes de que comience a usarlo, para ayudarlo a familiarizarse con él. Eventualmente, deja que tu niño se siente el orinal sin pañales. Esto es solamente para lograr que se siente ahí y convertirlo en un hábito
  • Involucra a tu niño: enséñale adónde van las evacuaciones intestinales. Muéstrale como vacías un pañal en el baño para ayudarlo a hacer la asociación. Hasta puedes dejarlo limpiar con agua y enseñarle a lavar sus manos después.
  • Estimúlalo: gradualmente anima a tu niño a usar la pelela para su objetivo intencional. Haz que tu niño te diga cuándo tiene que ir, así podrá asociar los impulsos físicos con el proceso de usar el baño. Asegúrate de felicitarlo y celebrar sus logros a cada paso.
  • Sé paciente: el hecho de no poder alcanzar el baño y la incontinencia nocturna durante la noche son cosas normales durante muchos meses después de que un niño ha aprendido a usar el baño. Este problema por lo general se pasa. Puedes disminuir la incontinencia nocturna restringiendo los líquidos antes de la hora de acostarse. Nunca te enfades o castigues a un niño por estos accidentes.

Siempre pregunta tu pediatra si tienes dudas acerca del entrenamiento para la pelela

Compra pañales de bebé y pelela de entrenamiento con confianza aquí

 

Deja una respuesta