LA IMPORTANCIA DEL COLOR EN EL FENG DHUI

El Color en el feng shui. El color es literalmente una forma de energía ya que cada uno de los colores que vemos es en realidad una onda electromagnética de una longitud determinada. Por lo tanto los colores, más allá de su aspecto estético, influyen sobre nuestro estado de ánimo. Por otro lado, los colores son una forma de representar también a la energía de los Cinco Elementos del feng shui (Fuego, Tierra, Metal, Agua y Madera). Entonces, en el feng shui racional* usamos el color para aportar en cada ambiente alguno de los Cinco Elementos y crear así la atmósfera que deseamos, ya sea estimulante, sosegada, creativa, relajada etc. * Colores naturales y Amarillo: El Elemento Tierra. Los colores naturales (madera, habano, crudo, maíz, beige etc.) nos recuerdan a la tierra, nos estabilizan, nos hacen sentir firmes y consolidados. Sin embargo, cuando se presentan en exceso y sin otros toques de color pueden resultar aburridos, opresivos y apáticos. SI: Son adecuados para la sala de estar y el dormitorio, ya que conducen a la pasividad y al descanso. También son adecuados para lugares donde habitan personas inestables físicamente (por ejemplo, ancianos) o personas muy excitables, ya que transmiten una sensación de apoyo firme y de quietud. NO: No son aptos para lugares donde se trata de generar ideas nuevas o trabajos creativos. Amarillo: El color imperial en China, el amarillo es el color del sol, de la luz, del día, del optimismo y de la claridad. Los tonos más intensos pueden producir ansiedad, especialmente en personas de edad avanzada. El amarillo es sensible a los cambios de tonalidad, ciertos tonos pueden asociarse a degradación o enfermedad (fiebre amarilla, prensa amarilla). SI: es un color magnífico para llevar alegría a un ambiente, es excelente para la cocina, especialmente si la familia suele comer allí, y también para el cuarto de los niños. Compensa la falta de luz natural en ambientes oscuros. NO: el amarillo es rechazado por las edades extremas: los bebés lloran más en habitaciones amarillas y las personas mayores tienden a rechazar el amarillo. *Azules y Negro: El Elemento Agua. Los chinos asocian el azul a la inmortalidad, en Occidente, el azul es el color más difundido en la vestimenta. Se presenta en grandes extensiones en la naturaleza: el cielo y los mares, frente a los cuales solemos adoptar una actitud contemplativa, seria. Es un color sedante, que conduce a la introspección y a la pasividad.. SI: dormitorios con luz natural intensa o climas cálidos, oficinas. Comedores y vajilla de personas obesas o que deseen adelgazar (el azul inhibe el apetito). NO: lugares donde viven personas depresivas, teatros, climas fríos, cocinas y comedores. Negro: El negro puede considerarse como la ausencia total del color, aunque en la teoría sustractiva del color surge de la mezcla de todos los colores. Utilizado con acierto evoca un aire de misterio, receptividad, profundidad y sofisticación. También lo asociamos al luto y a la rebelión. SI: para evocar un aire de misterio y sensualidad. NO: habitaciones de niños, cocinas, espacios relacionados con la salud y lugares donde se quiera establecer una comunicación fluida entre las personas. *Rojo y Naranja: El Elemento Fuego. En China es considerado el color de la buena suerte y es el color activador por excelencia. Culturalmente, lo asociamos al calor, la pasión y la energía vital. El rojo aumenta la presión sanguínea y estimula al apetito. Los hombres suelen preferir los rojos anaranjados (rojo Ferrari) mientras que las mujeres se inclinan más frecuentemente por los rojos azulados (bordeaux). El rojo se asocia también al ceremonial y a las ocasiones especiales, ya que es un color que en la naturaleza aparece concentrado en superficies pequeñas: allí donde vemos rojo sabemos que hay una flor, un fruto o algo especial. El rojo llama nuestra atención e indica alerta y peligro. Es el color que corresponde a la longitud de onda más larga, o la frecuencia más baja, de allí que se lo asocie frecuentemente con la vida instintiva. SI: El rojo puede utilizarse para atraer la atención hacia donde se quiera, por ejemplo, hacia un rincón oscuro El rojo puro debe utilizarse con moderación, siempre en objetos pequeños y nunca en superficies grandes. El rojo es un activador inespecífico que puede poner en movimiento tanto energías positivas como negativas. Las personas depresivas pueden beneficiarse utilizando objetos rojos (por ejemplo, un despertador o un velador rojo en la mesita de luz). NO: Debe evitarse el exceso de rojo en lugares de trabajo (distrae), en los lugares de descanso (excepto en el caso de personas depresivas), y en los lugares públicos o donde concurre mucha gente (incita a la violencia). Naranjas: El color de la túnica de los monjes budistas, expresa unión con el Universo. El menos usado en la vestimenta masculina. Los tonos derivados del naranja (durazno, salmón) son excelentes para generar una sensación de unidad, fraternidad e igualdad. A veces se asocian también a lo barato y a lo comunitario, al trabajo en equipo. SI: salas de estar, habitaciones de huéspedes. NO: lugares donde se requiera hacer trabajos que requieran concentración, como por ejemplo, el estudio de un escritor, oficinas etc. *Blanco y grises: El elemento Metal. El blanco es la suma de todos los colores: refleja todo y nada esconde. Irradia pureza y limpieza, en ciertos casos puede generar una sensación de vacío y frialdad. Tiende a cansar la vista y a activar el intelecto. SI: Cuartos de baño y dormitorios. También estudios y lugares de trabajo, especialmente si se trata de proyectar y dibujar. NO: Climas muy fríos (recuerda a la nieve) y habitaciones de niños pequeños (el blanco exige un comportamiento muy cuidadoso). Grises: Los grises son colores denominados ?neutros?, son muy descansados para la vista. Desde el feng shui los consideramos asociados al elemento Metal, por lo tanto preferimos combinarlos con azules o tonos naturales y evitamos combinarlos con el rojo o el verde. El uso más adecuado para el gris es en oficinas y estudios. *Verdes: El elemento Madera. El color de la vida vegetal y de la primavera evoca crecimiento, expansión, tranquilidad, salud y rejuvenecimiento. Es muy sedante para la vista, aunque no posee el efecto relajante del azul. En algunos casos se asocia a la inmadurez, la envidia, y la inestabilidad. SI: Si hay buena luz natural en dormitorios, salas de estar, baños, habitaciones de niños pequeños y lugares donde haya que generar ideas nuevas y creativas. NO: Lugares oscuros, habitaciones de adolescentes (por algo la vestimenta de Peter Pan, el niño que nunca crece, es verde). *Otros colores no asociados a los Cinco Elementos: Púrpura: Un color raro en la naturaleza y difícil de lograr, es el color más difícil de distinguir. Expresa exclusividad y autoridad. Muchas condecoraciones y premios exhiben este color; en algunas culturas está asociado al luto. SI: oficinas de personal jerárquico, habitaciones de adolescentes. NO: salas de estar, comedores, play-room. Rosa: Ciertos tonos de rosa se encuentran entre los colores que producen el máximo efecto relajante. Asociado tradicionalmente a la femineidad, el romanticismo y la sensibilidad, para algunas personas resulta afectado y cursi. SI: Utiliza el rosa en los lugares destinados a la relajación y el descanso. NO: Lugares de trabajo o estudio. El living debe ser el ” corazón” de la casa: el lugar principal de reunión. Muchas veces sustituída como centro de actividades por la cocina o el comedor diario, el estar refleja la capacidad para la comunicación. En una casa sin un espacio de estar funcional y adecuadamente diseñado invariablemente encontraremos dificultades de comunicación de alguna índole. Casi todas las casas tienen un ” living” o un espacio para estar, pero no basta la presencia de los muebles para lograr que ese lugar funcione como el corazón. Hay que crear condiciones que favorezcan la comunicación, estas condiciones son: * Asientos formando ángulos de 90º: La posición en ángulo es la ideal para favorecer la comunicación en el nivel afectivo ya que reproduce la forma en que naturalmente se colocan dos personas que establecen una relación amistosa. Es mucho mejor que sentarse uno al lado de otro o enfrentados. Como corolario, un estar debe tener al menos dos grupos de asientos, si son tres, mejor. La peor disposición para sentarse es al estilo de ” Los Simpson” : todos se sientan en línea y enfrentan al televisor. * Fortalecer el centro: Ni la más cuidada ambientación puede impedir que se genere una cierta sensación de desolación cuando el centro de una habitación se encuentra vacío. Ojalá toda sala de estar tuviera un hogar, ese punto de reunión arquetípico alrededor del cual nos sentamos a contemplar el milagro del fuego. Si no tenemos un hogar, un arreglo de velas debe constituirse en el centro de nuestro espacio de estar. Los troncos para el hogar y/o las velas pueden aromatizarse con aceites esenciales, elegidos adecuadamente. * Sonidos: Desde la prehistoria, la música ha servido de vehículo para acercar a los corazones de los hombres: la presencia de la música en la sala de estar es ineludible. Un instrumento musical primitivo puede ser un buen ornamento, especialmente si es de percusión. Música y libros proporcionan tema de conversación, puntos en común, experiencias compartidas. * Variedad de asientos: Con frecuencia, las exigencias sociales nos obligan a renunciar a nuestra individualidad y a adaptarnos a modelos más o menos estereotipados. En nuestro hogar, en cambio, podemos celebrar nuestra individualidad y nuestras peculiaridades. Una cierta variedad de asientos: puffs, sillones etc., permiten que cada uno pueda encontrar su preferido o que pueda elegir el que mejor se adapta a un estado de ánimo particular. * El eje Pasado-Futuro: Los ambientes tienen su propio lenguaje y la sala de estar debe hablar de nuestros sueños, de nuestras preferencias, de nuestra historia personal y familiar. En la sala de estar debe encontrarse representado nuestro pasado y nuestro futuro. Es el espacio ideal para mostrar retratos familiares, recuerdos, objetos heredados: ellos hablarán de nosotros con su lenguaje silente y expresivo, nos conectarán con nuestra historia, permitirán que otros la conozcan y se integren a ella. Aunque no haremos aquí una descripción completa del Ba-gua, la franja central de un ambiente es la que representa la línea del tiempo. A la izquierda se representa el pasado, a la derecha, el futuro o el legado. * Esencias : Naranja, Bergamota y Jazmín son algunas esencias adecuadas para aromatizar la sala de estar.

Autor: DDVOTO

Deja una respuesta