QUÉ AUDÍFONOS TIENEN MEJOR SONIDO? CÓMO ELEGIR UNOS AUDÍFONOS?

Si estás en busca de un nuevo par de audífonos para tu discman, reproductor de MP3s o computadora, es obvio que quieras elegir un buen par con el mejor sonido posible. Para hacer una elección inteligente, sorprender a tus amigos y ser admirado por las chicas, basta conocer una sola cosa: la Frecuencia de Respuesta. Hay otros factores más, pero para un iPod o un walkman, es complicarse la vida innecesariamente.

Todos los audífonos que se precien de ser decentes incluyen esta información en la caja. Por ejemplo, este es el blister de mis audífonos Philips:

La Frecuencia de Respuesta se describe como un rango que se mide en Hercios (?Hz?). En mi blister: desde 14 Hz hasta 20,000 Hz. Algunos optan por decir ?20 KHz? en lugar de ?20,000 Hz.? Estos números describen el rango de frecuencias que los audífonos alcanzan a reproducir.

El primer número es la frecuencia más baja posible. Mientras más bajo sea el número, mejor.

El segundo número es la frecuencia más alta que pueden llegar los audífonos. Mientras más alto sea el número, mejor.

El oído humano puede percibir sonidos desde los 20 Hz hasta los 20,000 Hz (algunos citan 22,000 Hz). Fuera de esos rangos, la diferencia es, en la práctica, inapreciable (al menos audiblemente ? hay frecuencias bajas que no se escuchan, pero sí se pueden sentir en el cuerpo).

No vale la pena coger un par de audífonos chinos baratos y curiosear su frecuencia de respuesta. La construcción interna es diferente, lo cual los hace precisamente baratos. Es más seguro irse por los de marca: Aiwa, Sony o Philips y elegir entre ellos.

Otro número importante son los ?dB? ? que son los decibelios. Simplificando, es una medida de volumen. Mientras más alto los decibelios, más ?alto? o más ?fuerte? se escucha. Este número es importante porque los audífonos pueden dañarte lentamente los oídos y traerte serios problemas en la posteridad. El límite máximo que frecuentemente rige son los 100 dB. Los 0 dB son el silencio teórico. Cabe mencionar que los decibelios son una medida logarítmica.

Una conversación normal va desde los 60 a 70 dB. El sonido de un restaurante lleno de gente es 85 dB. El ladrido de un perro puede llegar a los 100 dB. Una motosierra, 110 dB. El sonido de un avión despegando va por unos tremendos 140 dB que te dejarían sin oídos. Como regla, a partir de los 125 dB ya se empieza a sentir dolor.

Está de más recalcar que no hay que escuchar música con el volumen demasiado alto. Si estás en tu micro lleno de gente y con la radio del conductor encendida, es probable que ya estés por los 80 u 85 dBs. Si te pones tus audífonos y le subes el volumen al máximo para ahogar todo ese ruido puedes lastimarte seriamente. Hoy día eres joven, pero es cuestión de tiempo para que te pongas viejo y te des con la linda sorpresa que los daños a los oídos son irreversibles.

Si eres de los que hacen eso, prueba bajarte del micro manteniendo el mismo volumen. Recién cuando estés en la calle, quítate los audífonos por un momento, escucha el ambiente y luego vuélvetelos a poner para que te des cuenta del maltrato que te has estado dando en todo el trayecto.

Autor: FUTBOLARGENTINO10

Deja un comentario