TEST DRIVE DEL Hyundai i30 1.6 CRDI STYLE

Cómodo, agradable de conducir, bien acabado, atractivo y con un precio interesante. Estas son las armas con las que cuenta el Hyundai i30, el último llegado de la marca surcoreana, para batirse el cobre en el difícil mercado de los compactos. Enfrente tiene a rivales de la talla del Volkswagen Golf, el Opel Astra o el Fiat Bravo.

El i30 es un turismo de líneas agradables y discretas. Contrariamente a lo que durante años ha sido la tónica de la marca, la carrocería cuenta con nervaduras y aristas que realzan su silueta y le confieren un plus de elegancia. Los anclajes de los retrovisores exteriores y los montantes laterales, de color negro, contribuyen a proyectar una imagen sosegada.

En la zaga, los grandes grupos ópticos flanquean el portón, que está presidido por un tirador ornado con un símbolo de la marca de generosas dimensiones. Curiosamente, el logo resulta algo vetusto para este vehículo, que estrena la nueva nomenclatura de la marca y que anuncia un punto de inflexión en la trayectoria de este fabricante.

Pero si el exterior de este compacto supone un cambio respecto a lo visto hasta ahora, es en su interior donde realmente se nota la transformación. Materiales de buena presencia y mejor tacto, buenos acabados y aspecto moderno. El cuadro, bien legible, ofrece toda la información que el conductor precisa: ordenador de viaje, indicador de presión de neumáticos, avisador de cinturón no abrochado para las cinco plazas y sensor de aparcamiento.

Además, esta versión viene equipada con activador automático de luces y limpiaparabrisas, CD con Mp3 y volante con mandos de audio integrados. El asiento del conductor tiene múltiples regulaciones y el volante es ajustable en altura y profundidad. A su derecha, en el interior del apoyabrazos, en el que caben varios CD, el vehículo cuenta con conexión para el i-Pod y una toma USB.

La visibilidad general desde el puesto de conducción es buena, salvo en las diagonales posteriores, donde los amplios montantes traseros se cobran su tributo.

Todas las plazas son amplias, cómodas y disponen de reposacabezas activos bien ubicados, los asientos están tapizados en cuero y TEST DRIVE DEL Hyundai i30 1.6 CRDI STYLEtela. Los ocupantes del vehículo disponen de numerosos huecos para depositar objetos de pequeño tamaño.

El maletero tiene unas formas regulares y muy aprovechables, así como un volumen (340 litros) que se sitúa en línea con la media en el segmento. Al abatir los asientos queda un piso plano y el volumen útil pasa a 1.250 litros. Bajo el piso está alojada una rueda de repuesto, que en este caso es de las de verdad.

Pero si el vehículo resulta más atractivo que sus predecesores, lo mejor llega a la hora de arrancar el motor e iniciar la marcha. El propulsor, un turbodiésel de 1,6 litros y 116 caballos de potencia resulta poco ruidoso. Además, el vehículo apenas produce ruidos aerodinámicos, no demasiados de rodadura.

Por otra parte, la amortiguación absorbe las irregularidades de la calzada con enorme eficacia, logrando un alto grado de confort, pero manteniendo siempre el coche bien sujeto. Esto, combinado con una dirección rápida, muy precisa y aplomada, permite abordar con seguridad cualquier tipo de curvas. Los controles de estabilidad y de tracción añaden un plus de seguridad, así como la excelente iluminación.

El motor se deja sentir a 1.500 vueltas, empieza a empujar a unas 1.700, pero es a partir de 2.000 cuando muestra todo su carácter. Esto obliga a hacer un mayor uso del cambio que en otros diésel. Afortunadamente, el selector es suave y preciso, con recorridos cortos.

Además, la mecánica se muestra bastante frugal y en zonas llanas el ordenador llegó a marcar un consumo medio de 3,7 litros cada 100 kilómetros circulando por carretera a 90 kilómetros por hora.
Ficha Técnica

Valoración: 8
Precio. 20.500 euros.
Dimensiones. Longitud/anchura/altura/batalla: 4,24/1,77/1,48/2,65 metros. Capacidad del maletero: 340/1.250 litros. Depósito: 53 litros.
Mecánica. Diésel de cuatro cilindros en línea. Cilindrada: 1.582 centímetros cúbicos. Potencia: 115 cv a 4.000rpm. Cambio: manual de cinco marchas. Tracción: trasera.
Seguridad. Seis airbags, controles de tracción y estabilidad y fijaciones Isofix.
Prestaciones. De 0 a 100 kilómetros por hora en 11,6 s. Recuperación 80-120 kilómetros por hora en 4ª/5ª: 9.5/12,5 s. Consumo medio: 5,6 litros/100 kilómetros. Emisiones: CO2: 125 g/kilómetro.
Lo más positivo. Agrado de conducción. Amplitud interior. Abundante equipo.
Lo más negativo. Visibilidad diagonal. No incluye bluetooth. Logo de marca algo vetusto.

Autor: ANTIQUARIUM2

Deja una respuesta